Los jueces de las 'escuchas del Cesid' rechazan dejar el caso

El tribunal que juzga a Emilio Alonso Manglano, ex director general del Cesid, Juan Alberto Perote, ex jefe de la Agrupación Operativa del Centro, y otros cinco agentes del servicio secreto por presuntas escuchas ilegales a numerosos empresarios, políticos y periodistas rechazó ayer la recusación de la sala planteada por la fiscal del caso, Teresa Calvo.El pasado martes, antes del inicio del juicio, el tribunal ya rechazó un recurso de la fiscal contra la decisión de no admitir a trámite la recusación presentada por la defensa de Manglano.

Si se aceptasen los argumentos de esta recusación "sería imposible celebrar juicios, ni en España ni en ningún país", sostuvo Perfecto Andrés Ibáñez, presidente de la Sección 15 de la Audiencia Provincial de Madrid para rechazar la segunda recusación en dos días. La sala también desestimó la petición de algunas acusaciones para que comparezcan como testigos los ex ministros de Defensa Julián García Vargas y Narcís Serra, además de los ex jefes de división del Cesid, que pidió Manglano.

En una reiterativa intervención, Teresa Calvo argumentó que el tribunal no ofrece las mínimas garantías de "imparcialidad objetiva" porque ha resuelto varios recursos sobre el caso que juzga. "Un anterior pronunciamiento sobre indicios de criminalidad contamina a la sala", concluyó la fiscal, quien se basó en una reciente sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

Demorar el juicio

El resto de las acusaciones, hasta nueve, con excepción de la Asociación de Estudios Penales, decidió no adherirse al alegato de la fiscalía. Pablo Castellano acusó incluso a la fiscal de "demorar el juicio" y de "cumplir con rigurosidad y seriedad el papel de la defensa". Carlos Vila, de la Asociación Libre de Abogados, afirmó con sorna que ya le gustaría que en otros juicios con menos publicidad los acusados disfrutasen de las mismas garantías procesales.En el turno de las defensas, Jesús Santaella, el letrado de Perote, dijo que compartía plenamente las dudas sobre la imparcialidad de la Sala pero, sorprendentemente, no presentó recusación ni avaló la de la fiscalía. Argumentó que esta cuestión ya fue resuelta por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid y que, cuando proceda recurrir una virtual sentencia, presumiblemente condenatoria, se acogerá al argumento de que la sala estaba viciada. Pero no antes.

Rodríguez Ramos, defensor de Manglano, comenzó su alocución ironizando sobre los argumentos "gallegos" de su colega. El abogado consideró nulo de pleno derecho el rechazo de la recusación y se acogió a anteriores sentencias del Tribunal Constitucional para dar peso a sus argumentos.

La sala sí decidió aceptar la solicitud de Pablo Castellano y pedir a Telefónica un listado con los teléfonos móviles a nombre del testigo Enrique Múgica. Además, se admitieron como prueba documental las actas de relevo del ex coronel Perote al frente de la Agrupación Operativa del Centro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 10 de marzo de 1999.

Lo más visto en...

Top 50