Protección ante el fraude

¿Debe haber límites para la intimidad en la era de Internet? Ingenieros y ejecutivos de Silicon Valley afirman que los que critican a Intel por el número de identificacióión de sus nuevos chips pecan de ingenuos, ya que todos los aparatos conectados a las redes informáticas necesitan códigos de identificación para funcionar. Por ejemplo, todos los populares iMac de Apple se venden con una conexión a Ethernet (red utilizada en la mayoría de los sistemas informáticos para oficinas), que cuenta con un número único instalado de fábrica que sirve para identificar el ordenador en la red local.Otros tipos de redes necesitan números de identificación para protegerse del fraude. Cada teléfono móvil tiene actualmente dos números: el número de teléfono, que puede cambiarse con facilidad, y un número de serie electrónico, instalado de fábrica para proteger del robo o el fraude.

Más información

La red de teléfonos móviles puede acceder al número de serie, y a medida que los teléfonos móviles vayan incorporando funciones y puedan ser utilizados para navegar por la red o recibir y enviar correo electrónico, tendrán las mismas capacidades de identificación que el número de serie de Intel.

"Todo lo que podamos hacer para disminuir la recopilación de datos personales es bueno", dice Marc Rotenberg, director del Centro de Información Privada Electrónica, uno de los tres grupos empeñados en boicotear los microprocesadores de Intel.

A los grupos de derechos civiles les preocupa que el gobierno vaya a requerir mayores modificaciones en los equipos para seguir mejor la pista a los ciudadanos. Y señalan como ejemplo la Ley de Ayuda de las Comunicaciones, dictada en 1994, que estipula que las empresas de telefonía deben modificar sus conexiones para facilitar el pinchazo de las líneas en la lucha contra el crimen.

La Comisión Federal de Comunicaciones está elaborando una normativa que exigirá que todos los teléfonos móviles informen de su ubicación exacta en el caso de las llamadas de urgencia al 911.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 08 de marzo de 1999.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50