Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Expedientado el policía que sacó su arma en un incidente en Cornellà

La Delegación del Gobierno en Cataluña ordenó ayer la apertura de un expediente interno para aclarar la actuación de un agente de paisano que desenfundó y esgrimió su pistola durante unos incidentes protagonizados por unos jóvenes radicales en Cornellà, localidad cercana a Barcelona, que protestaban por la presencia en el municipio del ministro de Trabajo, Manuel Pimentel, para participar en un acto electoral del PP.La delegada del Gobierno en Cataluña, Julia García-Valdecasas, convocó ayer por la tarde a una reunión de urgencia al jefe superior del Cuerpo Nacional de Policía en Cataluña, Francisco Arrebola, y a otros mandos policiales para conocer los hechos de primera mano.

Los hechos ocurrieron la noche del viernes, cuando una treintena de jóvenes pretendió boicotear un mitin del PP en Cornellà. Al terminar el acto, un agente de paisano esgrimió de forma amenazadora su pistola ante un pequeño grupo de jóvenes que pretendían liberar a un manifestante detenido por la policía.

Según la delegación del Gobierno, la investigación tendrá en cuenta "el precedente de las agresiones protagonizadas por los jóvenes, quienes lanzaron piedras y otros objetos a la policía y a personas que asistieron al acto".

Josep Montilla, alcalde de Cornellà y secretario de organización de los socialistas catalanes, aseguró ayer que el PP es "el principal responsable" de los incidentes por su falta de previsión y por "utilizar al Cuerpo Nacional de Policía en un servicio de orden de un acto partidario".

"No es de recibo que en un acto de partido, al que asistía el ministro de Trabajo en calidad de dirigente del PP, este partido no tuviera servicio de orden y la policía asumiera estas funciones", añadió.

Las declaraciones de Montilla fueron calificadas de demagógicas por fuentes de la delegación del Gobierno. Dichas fuentes aseguraron que el mitin del PP contó con seguridad privada en el interior del recinto, pero que la actuación de la policía en el exterior del recinto se debió a las agresiones protagonizadas por los jóvenes radicales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 8 de marzo de 1999