Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ocalan acusa a su ex mujer del asesinato de Olof Palme

Kesire, ex mujer del líder del Partido de los Trabajadores (PKK) Abdalá Ocalan, actualmente detenido en Turquía, habría jugado un papel preponderante en el asesinato del ex primer ministro de Suecia Olof Palme, del que, precisamente ayer, se cumplieron 13 años. Esta información habría sido revelada por Ocalan a sus captores turcos durante los interrogatorios a que ha sido sometido en la prisión de la isla de Imrali donde se encuentra recluido, según pública el diario turco Sabah, en su edición del pasado sábado.Según la misma versión, Ocalan ha revelado que Kesire, que vivió muchos años en Suecia en calidad de refugiada, desertó del movimiento guerrillero y, con la intención de desacreditarlo, ordenó el asesinato de Palme utilizando la influencia que aún tenía entre los miembros del PKK.

En una entrevista realizada el pasado mes de diciembre a Abdalá Ocalan, cuando todavía se encontraba en Italia, por el diario sueco Aftonbladet, el líder kurdo declaró estar en posesión de informaciones de interés sobre la muerte de Palme y adelantó su disposición a declarar ante la justicia sueca si ésta lo requería. Tras señalar que él no había tenido ninguna participación en el crimen, apuntó que éste había sido cometido con la intención de desacreditar a la organización guerrillera, pero no proporcionó más detalles.

La versión que ahora difunden a través del diario Sabah los servicios turcos resulta coherente con las mencionadas declaraciones de Ocalan en Italia. En aquella oportunidad, Ocalan agregó que siempre había considerado a Olof Palme como "un amigo" pese a que durante su Gobierno se le había negado la visa para ingresar a Suecia. La llamada pista turca fue sopesada con fuerza durante la primera etapa de las investigaciones. Incluso fue motivo de la caída de la ministra de Justicia de entonces, Ana Greta Lejon, que autorizó de hecho una investigación al margen de la oficial.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 1 de marzo de 1999