Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La juez exculpa a cuatro imputados por el accidente del barco

VIENE DE LA PÁGINA 1 El concejal de Medio Ambiente podría tener su parte de responsabilidad en el naufragio porque todas las actividades del lago se engloban en su ámbito de competencia según un reglamento de usos municipal. A Talleres Pons se le atribuyen diversos trabajos realizados en la embarcación propiedad de La Carpa de l"Estany, entre los que podría encontrarse la realización de los agujeros practicados en el espejo de popa de la embarcación, la causa principal del naufragio según los peritos navales. La imputación del constructor de la embarcación viene motivada también por algunos trabajos efectuados en el catamarán poco después de su botadura en el lago. El representante legal de los propietarios de la embarcación ha aportado recientemente a la causa el informe de un detective privado que atribuye a Talleres Pons el encargo de fabricar unas rejillas de ventilación con las que se cubrieron los agujeros durante los primeros días de navegación de L"Oca en el lago de Banyoles. Posteriormente, esas rejillas de madera fueron sustituidas por otras de metal. Por otra parte, durante la semana pasada dejó de estar imputado en la causa el empleado de La Carpa de l"Estany Nyamaning Dumbuya, que se limitó a recoger los billetes de los pasajeros y no tenía encomendada la tarea de controlar el número de personas que subían a la embarcación. También ha sido retirada la imputación de los representantes de la firma Tudor, que suministró las baterías que daban energía a la barca, de un trabajador de Talleres Pons y del ingeniero municipal de Banyoles, Pere Roura. Por el momento, han comparecido como afectados en la causa para ejercer la acusación particular más de quince personas, entre familiares directos de los fallecidos en el naufragio y supervivientes que exigen reparaciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 28 de febrero de 1999