Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:

No escarmientan

JOSEP TORRENT No hay manera, tan poco tiempo como llevan en el cargo y ya practican todos los vicios que los socialistas adquirieron a lo largo de 12 años de mandato. Eduardo Zaplana debería tomar cartas en el asunto antes de que las cosas se salgan de madre y mandar parar a más de uno. Especialmente a ese figura que supuestamente le pastorea el rebaño popular en Alicante y que responde al nombre de Julio de España. El inefable presidente de la Diputación se ha despachado con unas gloriosas declaraciones en apoyo del alcalde de Callosa de Segura, condenado a seis años de inahabilitación por un delito de prevaricación continuada. Una sentencia que a De España le parece "desproporcionada" y "castigo difícil de entender, sobre todo en época electoral". Valiente manera de mirar para otra parte, cuando a uno le señalan con el dedo. Los socialistas, a fuerza de práctica, se convirtieron en avezados avestruces. Cada vez que les cargaban un mochuelo, supuesto o real, acusaban al empedrado de todos sus males. Hasta ayer mismo han seguido con tan funesta práctica, al despachar de mala manera el pucherazo que se cometió en Jaén durante las primarias en las que resultó elegido Josep Borrell. No hace tantos años, allá por 1995, los peperos ganaron las elecciones sobre el desastre del PSOE y con un programa en el que predicaban ética, honradez y un nuevo estilo de hacer política. La mayoría de sus buenos propósitos, pasados por el turmix del poder, han acabado por convertirse en papilla. Y cada vez que les salpica un escándalo aseguran pétreamente que la culpa es de los demás, como si el fondo de confianza de los ciudadanos fuera inagotable. Se equivocan, como antes se equivocaron sus predecesores. Pero a ellos parece no importarles ni poco, ni mucho, ni demasiado. "Mientras vaya el carro, hace ruido". Y el carro va, ¡vaya si va! Camino de la mayoría absoluta sin que nada ni nadie parezca dispuesto a evitarlo. Pero casos como el del alcalde de Callosa y declaraciones tal que las de Julio de España son síntomas de que la carcoma se les ha instalado en el interior. Zaplana haría bien en tirar de insecticida porque estos no escarmientan.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 25 de febrero de 1999