Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Al concejal de la Junta Municipal de Usera

Como ya es bien sabido por los vecinos del barrio, se están realizando obras de remodelación de las calles y plazas aledañas a la calle de los Almendrales y Antonio Salvador; en esta última precisamente se han ampliado las aceras y se han colocado una especie de miniterrarios en el lugar donde normalmente se deben estacionar los vehículos; a éstos, a los de cuatro ruedas y a sus propietarios les es difícil, o casi imposible en algunos lugares, maniobrar sin cepillarse los bajos del vehículo, ya que los bordillos de los mismos están demasiado altos.En algunos lugares, el espacio entre la acera y el terrario es de metro y medio, y un coche de media mide cuatro metros; ahí, obviamente, no entra ningún vehículo; se hubiera solucionado utilizando un metro, plaza perdida, y, como ya se sabe en el barrio, brillan por su ausencia los aparcamientos.

Dado que en la zona están situados un mercado y la Administración de Hacienda de Villaverde, la gran afluencia de vehículos hace que aparquemos en doble fila, encima de algunas aceras, evitando así el paso de autobuses que circulan por la zona y haciendo que la gente que utiliza el transporte público se queje de las tardanzas de éstos.

Nos podrían explicar si dichos terrarios son para arbolitos; si es así, tan genial idea hará que los arbolitos no lleguen a desarrollarse, ya que al estar tan próximos a la calzada, el paso de los camiones de reparto del mercado y de las tiendas cercanas lo evitará, y de qué clase, ya que los que hay en el barrio nos llenan en primavera de ese polen que parece algodón, o ese amarillento pica-pica que tanto molesta y tanto ensucia, o estos terrarios están destinados para los animales de cuatro patas para que hagan sus necesidades, ya que los pobres no tienen un lugar destinado a tal fin y a sus dueños les faltan esas cajas verdes con bolsitas que coloca el Ayuntamiento y que tanto abundan en los barrios céntricos, tan mal uso se hacen de ellas, y las cuales faltan en los barrios de la periferia.

No sé si el concejal de la Junta Municipal de Usera tendrá algún interés en que los talleres de la zona se forren arreglando los desperfectos o que el Ayuntamiento llene sus arcas a expensas de la recaudación por las multas de mal aparcamiento.

¿Vive en el barrio dicho concejal? Si no es así, que se dé una vuelta por dicha calle y que intente estacionar allí su coche, a ver si es capaz de hacerlo; yo no lo fui.- .

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 14 de febrero de 1999