Asad, reelegido en referéndum presidente de Siria hasta el año 2006

Los resultados del referéndum se darán a conocer hoy. Pero con el apoyo de los siete partidos permitidos y la ausencia de oposición, la reelección de Hafez el Asad como presidente sirio es un hecho. No hay datos de participación, pero la afluencia a las urnas era ayer masiva. Asad iniciará de este modo su quinto mandato desde que accediera al poder de 1970 mediante un golpe de Estado contra el anterior presidente, Nureldin Atasi. A sus 69 años y con un delicado estado de salud, Asad no aspira a agotar el nuevo mandato, que concluye en el año 2006. Según se dice en círculos políticos de Damasco, el presidente tiene previsto dimitir dentro de cuatro años en favor de su hijo Basil.

La pregunta del referéndum era harto sencilla: ¿apoya usted un nuevo mandato del presidente? Los siete partidos que participan en la coalición de Gobierno pidieron el sí. No hubo oposición. En Líbano, abrieron 28 colegios electorales extra para que los 35.000 soldados sirios acantonados y los miles de trabajadores allí afincados pudieran ejercer su derecho.

El plebiscito tenía que haberse celebrado hace dos días, pero fue aplazado por decisión del Gobierno tras la muerte del rey Hussein de Jordania. No sólo era una muestra de duelo, sino una estrategia para permitir al presidente Asad la asistencia a las exequias del monarca. Asad aprovechó bien la ocasión, conversó con el presidente estadounidense, Bill Clinton, y dio los primeros pasos con el rey Abdalá II para reconciliarse con Jordania, país con el que mantenía unas tensas relaciones desde 1994, fecha de la firma del acuerdo de paz entre ese país e Israel.

Por otra parte, el ministro de Exteriores sirio, Faruk al Chara, acusó ayer al primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, de utilizar el proceso de paz en Oriente Próximo para fines electoralistas. El jefe de la diplomacia de Damasco minimizaba así las declaraciones de Netanyahu, quien dijo el día anterior que un acuerdo con Siria era posible antes de final de año. "En Siria creemos que la paz no es un eslogan", dijo Al Chara.

El ministro, en cambio, sí que valoró el acercamiento político entre Damasco y Ammán. "Se ha pasado una página de la historia".

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción