Entrevista:

"Habrá que actuar contra las esculturas de Madrid"

Uno de los pintores y escultores con mayor renombre en el panorama contemporáneo, Rafael Canogar (Toledo, 1935), expone hasta el próximo 2 de marzo una retrospectiva de su obra gráfica en la Casa de la Cultura de Alcorcón (142.000 habitantes). Este paseo por los 40 años de su producción es la antesala de Pórtico, la escultura que verán los alcorconeros en breve en la calle de Timanfaya, hecha por con catorce toneladas de acero cortén. Canogar comenzó en pintura con Daniel Vázquez Díaz. Fundó en 1957, junto con Antonio Saura, Manuel Miralles o Luis Feito, el grupo El Paso. Premio Nacional de Artes Plásticas en 1982, sus obras están en los museos más importantes de todo el mundo, desde Nueva York a La Haya o de Bolonia a Caracas. Ingresó en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando el 31 de mayo de 1998. Pregunta. ¿Por qué ha derivado su creación hacia la escultura? Respuesta. Me considero pintor, pero un pintor que se ha interesado por la escultura, la obra gráfica, el diseño y por todo lo que tiene que ver con la profesión. Últimamente me interesa más la escultura y eso tiene que ver con el mundo nuevo de las últimas obras. Se necesita esa tercera dimensión, ocupar el espacio del espectador, para capturar la atención de otras formas.

P. ¿Qué queda del espíritu del grupo El Paso?

R. Me gustaría pensar que mucho, pero esa lectura la debe hacer el espectador. Por fidelidad al espíritu que motivó mi estado anímico cuando hacía un arte que era una explosión y que quería representar la rabia y el grito por cambios, no quise domesticar esas fuerzas y preferí romper con esa obra y comenzar con otro estilo.

P. ¿Qué ha querido reflejar con la exposición de Alcorcón?

R. La muestra recoge todas mis épocas. Mi obra gráfica ha ido siempre al compás de mi obra escultórica y pictórica.

P. ¿Qué opina de las esculturas de Madrid?

R. Lo de Madrid capital me parece nefasto. Todos los artistas estamos muy preocupados por el tipo de obra que se está colocando en las calles. Supongo que en algún momento habrá que manifestarse y destruirlas. Tendremos que llegar a alguna acción contra ellas. Es imposible que queden como reflejo del arte contemporáneo.

P. Entonces, ¿Madrid no ha sabido estar a la altura?

R. Sí, es una asignatura pendiente en la que hay que dar un cero al Ayuntamiento. Las esculturas no pueden ser sólo del gusto del alcalde. En esto es ejemplar que ciudades como Alcorcón vayan a dejar testimonio escultórico y monumental de la cultura de nuestro tiempo.

Rafael Canogar, 40 años de obra gráfica. Casa de la Cultura (avda. Pablo Iglesias, s/n) Alcorcón. de 10.00 a 20.00.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 08 de febrero de 1999.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50