Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ola de frío cubre de nieve zonas bajas de la isla de Mallorca

Miles de mallorquines jóvenes descubrieron ayer cuál es el tacto de la nieve y algunos pudieron pisar una alfombra blanca en el portal de su casa o en los márgenes de las carreteras en casi la mitad de la isla. Pero, al margen de los aspectos lúdicos, las comunicaciones por mar entre Mallorca y Menorca tuvieron que ser finalmente suspendidas debido al temporal. La ola de aire siberiano, prevista con anticipación por los servicios meteorológicos, provocó con la nevada o con el aguanieve constante como una vuelta atrás en Mallorca, una mirada al pasado, a los años 1956 o 1985, cuando hubo intensas nevadas en áreas bajas del llano.

A causa del temporal también se cerraron cinco vías en distintas zonas altas de Lluc, Sóller, Felanitx y Artà. En algunas áreas, a primeras horas de la mañana y al mediodía, cayó nieve cerca del mar, sobre la arena de las playas, aunque no llegó a cuajar.

En los tejados y los terrados de los pueblos de la periferia de la sierra de Tramuntana Levante estaba quedándose la nieve helada. Pero, en definitiva, el servicio de emergencias no recibió más llamadas de auxilio de las habituales. La Guardia Civil evitó el paso a las zonas vetadas a los coches que circulaban sin cadenas y ayudó a los incautos a salir de los atolladeros.

El viento siberiano que rozó los Alpes y entró sobre las Baleares por encima del mar, sin tocar Cataluña, causó que parte de los paisajes de Mallorca y Menorca palidecieran: Montetoro, Sant Salvador, Randa y Alcúdia.

La ola de frío que este fin de semana ha llegado a España es, en cualquier caso, menos intensa de lo que se temía. Así, en Aragón se retiraron ayer mismo los avisos de emergencia que se habían establecido el sábado.

Según el Instituto Nacional de Meteorología, las comunidades que registraron temperaturas más bajas fueron Castilla y León, Navarra, La Rioja, Extremadura, Andalucía y Aragón.

En Cataluña, según las mismas fuentes, hubo vientos fuertes, pero las temperaturas no descendieron demasiado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 1 de febrero de 1999