Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
XIII CONGRESO DEL PP

Aznar intenta llenar con Piqué el hueco electoral del PP en Cataluña

La operación Piqué se diseñó en La Moncloa. José María Aznar buscaba desde hacía tiempo un líder para cubrir en Cataluña uno de los principales agujeros territoriales del partido. El fichaje sorpresa en este congreso del ministro Portavoz, el catalán Josep Piqué, sigue la misma estrategia marcada en su día con la presencia constante del ministro Jaime Mayor y del ahora secretario general Javier Arenas en el País Vasco y Andalucía, respectivamente.

MÁS INFORMACIÓN

El PP tenía hasta ahora tres lagunas electorales en Andalucía, Euskadi y Cataluña. Su presencia real, en número de votos y cargos institucionales, no era ni de cerca la que la dirección del partido reclamaba para asentar su posición electoral en España. El propio presidente del Gobierno y del PP, José María Aznar, abordó hace tiempo la asignatura pendiente en Andalucía y el País Vasco. Fue Aznar el que envió a Sevilla en 1993 a Javier Arenas, entonces vicesecretario general del PP, para prepararse, como nuevo presidente regional del partido, para competir con el socialista Manuel Chaves por la presidencia de la Junta de Andalucía. La apuesta no salió todo lo bien que se esperaba, pero Arenas siempre apunta que bajo su mando el PP ha cosechado allí los mejores resultados.

Lo que sí resulta evidente es que Arenas ha consolidado su liderazgo en Andalucía, feudo que no ha descuidado ni durante estos últimos dos años y medio en que ha ejercido como ministro de Trabajo. El problema se abre ahora de nuevo para encontrar un sustituto de su nivel.

Ese escenario, prácticamente igual, fue dibujado en su día para el País Vasco con el ministro del Interior, Jaime Mayor. Allí se trasladó como presidente regional del partido, como candidato autonómico e incluso como cabeza de lista por San Sebastián en las elecciones de 1995 para rellenar sobre la marcha el hueco dejado por el asesinado Gregorio Ordóñez.

Mayor, como se comprobó en las elecciones autonómicas del 25 de octubre pasado, es el líder real del PP vasco. Este hecho, que molesta sobremanera a los dirigentes del PNV, no estorba al actual presidente regional, Carlos Iturgaiz. Tampoco a Javier Arenas. El nuevo secretario general del PP anunció ayer, en su primer discurso oficial, que su primer viaje será precisamente al País Vasco. Arenas subrayó incluso que las listas municipales en Euskadi "constituyen la prioridad del PP" en las elecciones locales, autonómicas y europeas previstas para junio. "Estaremos en el País Vasco y no os vamos a fallar", enfatizó Arenas dirigiéndose directamente a Carlos Iturgaiz.

La candidata María San Gil

El propio Mayor ha asumido esa función de referencia en estos días al cerrar personalmente desde Madrid la designación de la candidata que competirá en junio próximo por la alcaldía de San Sebastián. Ha sido Jaime Mayor el factor determinante para convencer a María San Gil, edil donostiarra y secretaria en su momento del propio Ordóñez, para que aceptara el encargo. José María Aznar aprovechó ayer el foro del XIII Congreso Nacional del partido para descubrir que la incorporación de María San Gil como una de las 16 mujeres del nuevo Comité Ejecutivo no es casual. Fue Aznar quien informó al pleno de la convención de su nominación para San Sebastián. Unos días antes ya había realizado el trabajo de campo el propio Mayor al hablar con San Gil y su marido para limar sus últimas reticencias. San Gil había conocido precisamente estos días que está embarazada.

La nominación de San Gil resuelve, además, otro problema añadido que padecía el PP de Guipúzcoa desde el asesinato de Ordóñez. La organización carecía de un referente de consistencia en una plaza muy complicada. El partido estaba incluso dividido en dos bandos. San Gil ha aceptado ahora un ofrecimiento que el propio Mayor ya le realizó tras el asesinato de Ordóñez. La dirección nacional del PP persigue así, además, contraponer con candidatos relevantes, especialmente en San Sebastián y Bilbao, el supuesto auge de los partidos nacionalistas en las próximas elecciones municipales.

La estrategia se repetirá en Cataluña a partir de ahora con la función que ejercerá el ministro Josep Piqué con respecto a los candidatos autonómico, Alberto Fernández, y municipal para Barcelona, Santiago Fisas. Ese papel de guía, de peso pesado, fue admitido ayer por Javier Arenas, el nuevo secretario general del PP, durante la clausura del cónclave. Arenas quiso tranquilizar a Alberto Fernández, presidente del PP de Cataluña, al asegurar que con la incorporación de Piqué se "fortalece" al PP catalán y se "van a tener mejores resultados" en los próximos comicios autonómicos, previstos para otoño.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 1 de febrero de 1999

Más información

  • Arenas anuncia su primer viaje a Euskadi