Josep Vilarasau releva a Samaranch en La Caixa

Isidre Fainé, nuevo director general de la entidad de ahorro, y Antoni Brufau, director general del grupo empresarial

<ciudad>Barcelona< / ciudad> - 28 ene 1999 - 23:00 UTC

El Consejo de Administración de La Caixa en una reunión extraordinaria celebrada anoche nombró a Jósep Vilarasau presidente de la entidad, en sustitución de Juan Antonio Samaranch, que a su vez fue nombrado presidente honorario vitalicio.

Horas antes, en una reunión ordinaria del consejo, Vilarasau, de 68 años, presentó su dimisión por jubilación, que le fue aceptada. Acto seguido, el consejo le nombró por unanimidad consejero. En el consejo ordinario y en la asamblea celebrada después del mismo, Samaranch anunció su voluntad de no renovarse en el cargo. Samaranch, de 78 años de edad, manifestó que no consideraba oportuno continuar en un puesto de responsabilidad hasta los 82 años.

Más información

Isidre Fainé sustituye a Josep Vilarasau como director general de La Caixa, la entidad matriz del grupo financiero. El grupo de participaciones industriales será dirigido por Antoni Brufau.

Fainé manifestó ayer a este diario "su voluntad de continuar la labor iniciada hace 17 años con Vilarasau". "Para mí", dijo, "lo más importante no son los beneficios, sino que la empresa sea ejemplar y un lugar en el que se puedan desarrollar las personas humana y profesionalmente". "Aunque los beneficios también son necesarios para asegurar la estabilidad de las empresas", apostilló.

Antonio Massanell Lavilla y Rosa Culleil Muniesa serán los nuevos directores generales adjuntos ejecutivos de la entidad.

La cúpula de La Caixa, el cuarto grupo financiero español después del BSCH, el Banco Bilbao Vizcaya y Argentaria, se anticipó ayer a las posibles repercusiones que puede tener la crisis del COl en la carrera pública de Juan Antonio Samaranch. Este anticipo de la crisis tuvo un registro pactista de clásico corte catalán: Josep Vilarasau deja la dirección general de La Caixa para sustituir a Juan Antonio Samaranch en la presidencia.

Desde que se desató la crisis del COl, la rumorología sobre una posible renuncia de Samaranch en la presidencia de La Caixa ha sido incesante. Ayer mismo, toda la atención en los medios financieros de Barcelona se polarizó en las sesiones ordinarias de la asamblea y el consejo de la entidad, aunque, el relevo de Samaranch no figuraba en el orden del día. Antes de celebrarse la asamblea, el consejo de administración de La Caixa aprobó por unanimidad la jubilación del director general, Josep Vilarasau, que se retira a los 68 años de edad, cuando el marco legal que rige para los altos cargos de las cajas de ahorro le permitía permanecer en el cargo dos años más. También por unanimidad, los consejeros de La Caixa aceptaron el nombramiento de Vilarasau como consejero.

Todas las intervenciones que se registraron en el consejo apoyaron el relevo de la presidencia. Los representantes sindicales coincidieron también en que el cambio despejaba incertidumbres lo que suponía dotar de una mayor estabilidad a la institución.

Después de la sesión del consejo de administración, la asamblea de La Caixa ratificó el nombramiento de Vilarasau como presidente y el recambio en el cargo de director general. En los próximos días, La Caixa celebrará una nueva asamblea extraordinaria para ratificar a Vilarasau como nuevo presidente de la entidad.

Tras la intervención de Samaranch, los 160 miembros de la asamblea avalaron con una cerrada ovación los cambios acordados en la cúpula de la entidad. El presidente de la Comisión de Control y alcalde de Lleida, Antoni Siurana, manifestó: "no creo que los problemas del Comité Olímpico Internacional hayan influido en la decisión de Juan Antonio Samaranch y si fuera así le honraría por anteponer los intereses de la entidad a los propios".

El apoyo del sindicato Comisiones Obreras, mayoritario en la entidad, está condicionado a que el nuevo director general Isidre Fainé se comprometa a mantener la independencia respecto al poder político, defender el marco jurídico actual y por lo tanto no privatizando la entidad. También pidió la externalización del fondo de pensiones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0028, 28 de enero de 1999.

Lo más visto en...

Top 50