Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Primakov propone una tregua para estabilizar el Gobierno ruso

El portavoz del Kremlin, Dimitri Yakushkin, negó ayer que la reacción de Borís Yeltsin a la propuesta de tregua presentada el martes por Yevgueni Primakov a la Duma (dominada por los comunistas y sus aliados) sea reflejo de un serio rifirrafe entre el presidente y su primer ministro. "No hay fricciones entre ellos", señaló Yakushkin, "sino una mutua y plena comprensión". Yeltsin y Primakov se reunieron ayer en el hospital en donde el enfermo líder ruso lleva internado ya dos semanas.Sin embargo, los últimos acontecimientos parecen demostrar que, a pesar de cuanto diga el portavoz que el propio Yeltsin ordenó a Primakov forjar un acuerdo que garantice la estabilidad ante las próximas citas electorales, el primer ministro no contaba con el visto bueno del presidente el martes. La propuesta era que la Cámara renunciase a la facultad de presentar una moción de censura contra el Gobierno, que liquidase el juicio político contra el presidente y que se garantizase a éste inmunidad total cuando termine su mandato. A cambio, Yeltsin garantizaría que no disolvería el Parlamento ni destituiría al primer ministro. Apenas se habían puesto los analistas a estrujarse las neuronas cuando el Kremlin aseguró que Yeltsin se opone a cualquier restricción de los poderes casi omnímodos que le concede la Constitución de 1993.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 28 de enero de 1999