Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ALICANTE

Alperi da licencia a un nuevo complejo portuario que vulnera el plan urbano

El Ayuntamiento de Alicante, gobernado por el popular Luis Díaz Alperi, concedió ayer la licencia de obras a la empresa Marina de Poniente para construir un complejo lúdico en el recinto portuario. La concesión de la licencia se realizó pese a que el edificio proyectado supera la altura máxima establecida en el Plan Especial del Puerto de Alicante. El arquitecto municipal y el jefe de servicio de obras particulares se abstienen en sus informes de valorar los argumentos dados por el gobierno municipal del PP para aceptar el exceso de altura del proyecto portuario. El grupo municipal socialista denunció que el permiso ha sido concedido en contra de los argumentos de los técnicos y "por oscuras razones que poco tienen que ver con el interés general de la ciudad". La concesión de la licencia de obras se realizó ayer por procedimiento de urgencia tras varios meses de negociaciones.PÁGINA 4

Díaz Alperi otorga licencia al nuevo complejo del puerto sin respetar la planificación

El equipo de gobierno del Ayuntamiento de Alicante, que preside Luis Díaz Alperi, del PP, otorgó ayer las licencias de obras y apertura a la mercantil Marina de Poniente para construir el nuevo complejo lúdico del puerto, a pesar de que el edificio proyectado supera la altura máxima que fija el Plan Especial del Puerto. Tanto el arquitecto municipal como el jefe del servicio de obras particulares se abstienen de valorar, en sendos informes, la justificación del gobierno local para aceptar el exceso de altura, por "carecer de sustrato jurídico". El grupo socialista denuncia que el permiso se concede en contra de los "argumentos de los técnicos municipales", por "oscuras razones que poco tienen que ver con el interés general de la ciudad". Tras varios meses de agrias negociaciones entre Marina de Poniente y el Ayuntamiento, el gobierno local concedió ayer, por la vía de urgencia, la autorización para edificar el centro comercial en el muelle de poniente, con un plazo de ejecución de 18 meses. El concejal de Urbanismo, José Ramón García, aseguró que la promotora del complejo "ha rebajado sustancialmente" la altura del inmueble. No obstante, frente a los 8,75 metros que como máximo permite el plan especial, hay elementos de la edificación, como las salas de cine, que alcanzan los 12 metros de altura. En la propuesta de acuerdo se justifica ese exceso por la "singularidad" del proyecto. El jefe del servicio municipal de obras particulares advierte en su informe que no valora esa justificación "al carecer de sustrato jurídico" y ante la "ausencia", en el plan especial, "de condiciones, limitaciones o parámetros reguladores de la singularidad referida". El arquitecto municipal, por su parte, afirma que en el proyecto "persiste la superación de la altura máxima" que fija el plan en la zona prevista para los minicines. Esquerra Unida afirma que el centro será una barrera que dividirá la ciudad y el mar, y Nova Esquerra sostiene que la modificación del proyecto original obliga a la Autoridad Portuaria a convocar un concurso para adjudicar de nuevo el complejo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 28 de enero de 1999

Más información