Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nahi Ta Nahiez aboga por las selecciones vascas en su tercer disco

El abandono de tres componentes del grupo y los accidentes que alargaron el proceso de grabación (el nuevo guitarrista se rompió un brazo cuando tenía que registrar su parte), no han impedido que llegue al mercado un tercer elepé de Nahi Ta Nahiez. Selekxion (Oihuka) es el título de una nueva entrega que confirma la apuesta del quinteto navarro por un rock sin grandes pretensiones en el plano instrumental. Pese al fondo reggae que presentan dos composiciones y la esencia metálica que distingue a la canción que cierra el álbum, la propuesta del conjunto se aleja un tanto del estereotipado rock vasco-navarro, orientado principalmente hacia sonidos propios del metal y del punk más párvulo. Nahi Ta Nahiez ha confeccionado un disco de sonido nítido que, aun sustentándose en guitarras eléctricas, no invita a taponarse los oídos y, musicalmente, podría recibir la calificación para todos los públicos. Sin embargo, los temas que abordan las canciones sí son recurrentes y van del ensalzamiento de la identidad vasca a las reivindicaciones deportivas (selecciones vascas para diversas prácticas deportivas) y políticas. Ritxi Aizpuru, responsable de Oihuka, define como "alegre, jatorra, comprometido y sensitivo" un disco que llega a rememorar las verbenas de los años ochenta, una época en que el rock orientado a su interpretación en las plazas de los pueblos llegó a convertirse en casi un género. Si bien la formación tiene fijada su base de operaciones en Irunzun, se da la circunstancia de que el cantante de Nahi Ta Nahiez es Jon Iribarren, alcalde de la localidad navarra de Alli desde hace ocho años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 26 de enero de 1999