Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL PROCESO DE PAZ

El presidente de Navarra propone un acuerdo que afiance la identidad foral

El presidente del Gobierno Foral de Navarra, Miguel Sanz, se mostró ayer partidario de que los municipios navarros alcancen un gran acuerdo que afiance su identidad foral frente a la Asamblea de Municipios Vascos que van a constituir próximamente los partidos del Pacto de Lizarra. Este proyecto ha causado alarma en Navarra, donde la Federación de Municipios y Concejos se va a reunir esta misma semana para tratar el tema. Entretanto, PNV y EA discrepan de HB sobre el carácter que se imprimirá a esta asamblea, de la que el portavoz abertzale radical dice que "acabará sustituyendo a las actuales instituciones de Euskadi".

Las instituciones y partidos políticos de Navarra reaccionaron ayer al unísono en contra del proyecto de Asamblea de Municipios Vascos cuya constitución proyectan los partidos que firmaron el Pacto de Lizarra. El presidente del Gobierno foral, Miguel Sanz, invocó la necesidad de que la Federación de Municipios y Concejos de Navarra impulse un gran acuerdo que "desde el respeto a la pluralidad, afiance la identidad foral de los municipios navarros". Su propuesta fue recogida al vuelo y ayer mismo el presidente de la Federación Navarra de Municipios y Concejos (FNMC), José Andrés Burguete, aseguraba que esta semana convocará una reunión extraordinaria de este organismo, constituido en 1982, "que tiene pleno encaje en las instituciones democráticas y nada que ver con una asamblea voluntariamente constituida por unos ayuntamientos de diverso signo político para discutir de lo que estimen oportuno", señaló. La comisión de gobierno del Ayuntamiento de Pamplona, integrada por representantes de CDN, PSN e IU-EB, hizo pública también su posición contraria a la constitución de este organismo, al que ya anunció que no pertenecerá puesto que sus promotores cuentan con sólo 3 de los 27 concejales en ese consistorio. El alcalde, Javier Chourraut, consideró, además, "inapropiada" y "del todo improcedente" la decisión de que se celebre en la capital navarra la reunión previa a la constituyente de esta Asamblea de Municipios.Una comisión de 22 alcaldes del PNV, HB y EA, acompañados de dirigentes de estas formaciones se reunió ayer en Zarautz para definir cómo se va a realizar esta reunión de cargos electos, que tendrá lugar el sábado 6 de febrero en el Teatro Gayarre de Pamplona, y en la que los convocantes someterán a la aprobación de los asistentes una propuesta para poner en marcha la iniciativa de la Asamblea, el primer paso dentro del proceso constituyente para su creación.

Esta misma semana, los partidos del Pacto de Lizarra dirigirán la convocatoria a todos los alcaldes y concejales de Euskadi, Navarra y el País Vasco francés y en ella se hará hincapié en el carácter voluntario de la iniciativa. Si cuentan con el refrendo necesario, en esta asamblea de Pamplona se designará una comisión de alcaldes que trabajará los próximos meses en el desarrollo de la iniciativa.

Mientras decidían estos detalles, los mismos portavoces de los partidos de Lizarra discrepaban del carácter y trascendencia del proyecto. El portavoz de HB, Pernando Barrena, dijo que está claro que estamos en un periodo de transición política y reiteró que la Asamblea de Municipios acabará sustituyendo a las actuales instituciones de Euskadi "dentro del proceso soberanista iniciado en Euskal Herria". No se mostraba en la misma onda el portavoz del PNV, Joseba Egibar, quien precisó que Barrena es muy libre de pensar lo que quiera pero "sus posiciones no coinciden con las del PNV". "Este proyecto en ningún caso significa que vayamos a la creación de una estructura, órgano o institución que sustituya a las instituciones actuantes en el presente". "La Asamblea no es el embrión de nada", enfatizó. Egibar replicó tanto a las "advertencias de ilegalidad, emplazamientos y desafíos constitucionales" procedentes de Madrid como a "algún portavoz de HB que anda descolgado con doctrina vieja", en referencia a Barrena.

Por su parte, el consejero vasco de Justicia, Sabin Intxaurraga (EA), exigió el traspaso de las competencias en política penitenciaria. "De una vez por todas", declaró, "hay que acabar con la política de dispersión y propiciar el acercamiento de todos los presos a las cárceles de Euskal Herria".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 26 de enero de 1999

Más información

  • PNV, EA y HB discrepan sobre el carácter de la asamblea municipal