BRUNO MÉGRET, NUEVO LÍDER DEL FRENTE NACIONAL

Un extremista de estilo discreto

Bajo su estilo discreto, nada amigo de las declaraciones estruendosas, descarnadamente xenófobas, que tantos disgustos judiciales le cuestan a Jean-Marie Le Pen y que escandalizan a los entornos electorales del Frente Nacional, Bruno Mégret es un auténtico extremista que comparte con su antiguo jefe el núcleo de las tesis racistas.En 1996, Mégret proclamó abiertamente en la universidad de verano de su partido "la necesidad de ser conscientes de la superioridad de la civilización europea". El teórico del FN, autor del discurso ideológico del partido, no ha cambiado de opinión por mucho que en los últimos tiempos haya evitado incurrir en ofensas gratuitas para no irritar a esos sectores de la derecha dura que trata de atraer hacia su campo.

Más información

Sin carisma personal, ni atractivo físico, este hombre pequeño, de apariencia vulgar, educado en la elitista escuela Politécnica, ha sabido remover los cimientos del aparato del partido sobre los que se asentaba el hasta ahora líder indiscutible Jean-Marie Le Pen y arrastrar en torno a su figura a todos aquellos que comparten la ambición de llegar un día a gobernar Francia.

El exitoso experimento de la alianza con la derecha regionalista, que trajo consigo la ruptura de la UDF (Unión para la Democracia Francesa) y llevó al conjunto de los conservadores a una crisis de la que todavía no se han restablecido, fue la prueba que acabó de convencer a muchos de sus correligionarios sobre lo fundado de sus tesis.

Superar el aislamiento político a que les somete el sistema, desbordar el techo electoral del 15% y llegar al poder exige, sostiene Mégret, establecer alianzas con la derecha democrática. El antiguo lugarteniente de Le Pen pretende jugar a la francesa la carta que Gianfranco Fini ha jugado en Italia, y tiene para ello a su favor el ascenso de la xenofobia. A sus 49 años, el introvertido Bruno Mégret conoce bien el funcionamiento del sistema, puesto que trabajó en diversas instancias administrativas y formó parte entre 1979 y 1991 del gabinete del ministro para la Cooperación, Robert Galley, en el Gobierno del RPR, el primer partido de la derecha.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 24 de enero de 1999.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50