Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Consejo Navarro del Euskera se queda en cuadro tras la dimisión de 12 vocales

Doce de los veinte miembros del Consejo Navarro del Euskera, el organismo consultivo que asesora al Gobierno foral en materia lingüística, presentaron ayer su dimisión irrevocable. Los ya ex-miembros del Consejo, cuya operatividad futura ha quedado gravemente afectada, realizaron duras acusaciones contra el gabinete de UPN-PP, al que criticaron por su falta de voluntad política real para gestionar una adecuada normalización social del euskera en Navarra. Los dimisionarios señalaron que la marginación de la emisora de radio Euskalerria Irratia en el último concurso de adjudicación de licencias de emisión en Frecuencia Modulada realizado por el Gobierno ha sido la gota que ha colmado el vaso de su paciencia. Entre los vocales del Consejo que dejan su cargo están José María Satrústegui, vocal por la Academia de la Lengua Vasca; Aingeru Epaltza, presidente de la Federación de Ikastolas de Navarra; José María Ayerdi, representante de los municipios navarros; Mikel Donazar, de la Asociación de la Prensa de Navarra; Mikel Aranburu, de la Sociedad de Estudios Vascos, y otros destacados nombres de la cultura y la lengua vasca. El Consejo Navarro del Euskera fue creado en 1996 por el gobierno tripartito formado por PSN-PSOE, CDN y EA. El consejero de Educación, Javier Marcotegui, dijo lamentar las dimisiones, pero aseguró que sustituirá las vacantes. Además, acusó a todos los dimisionarios de intentar presionar con su acción al Gobierno usurpando competencias que son propias del Parlamento navarro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 23 de enero de 1999