Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carabanchel, de película

La Semana de Cine Española supera, tras 20 años de tesón, los límites del barrio para erigirse en una cita de referencia

Casi todos los vecinos de Carabanchel lo saben: la tercera semana de enero hay cine en el barrio. Cine español, los éxitos del año, a precios muy económicos. Esto es así desde hace 20 años. Fue entonces cuando se celebró la Primera Semana de Cine Español de Carabanchel, gracias al empeño, a las ganas, al bolsillo incluso de un grupo de jóvenes vinculados a movimientos vecinales. No es raro, por ello, que en sus inicios esta muestra tuviera casi, casi un carácter reivindicativo. Lo que sí puede extrañar es que saliera adelante, y con éxito, un festival de cine donde las películas se proyectaban con una máquina de súper 8 y donde el público tenía que acudir con sus propias sillas si quería estar sentado durante la sesión.Poco a poco, edición a edición, esta cita se ha convertido en uno de los encuentros de importancia de la región. Además de la proyección de películas hay competición de cortos y de vídeos. Tras la proyección de cada película se celebra un coloquio en el que directores, actores o guionistas charlan con el público. Este jueves se presentó a bombo y platillo en el patio de Cristales del Ayuntamiento de Madrid (que ahora es el que financia la muestra a través de la Junta Municipal de Carabanchel). Allí se juntaron muchos de los que organizan esta cita desde hace 20 años. Como Lourdes Hernández.

"Queríamos demostrar que algo tan mal visto y tan despreciado como el cine español tenía calidad. Intentábamos luchar contra la fama de españoladas que sistemáticamente tenían las películas que se realizaban aquí", explica Hernández. El empeño de esta mujer y el de sus compañeros consiguió que, desde los primeros años, la Semana de Cine de Carabanchel contara con la presencia de Pedro Almodóvar, Vicente Aranda, Gonzalo Suárez o Imanol Arias ("todas nos hicimos una foto con él y resultó que la máquina no tenía carrete", recuerda Hernández). "Ellos nos dieron el ánimo de seguir adelante", añade esta vecina.

La propaganda para la primera de estas semanas se realizó con megafonía, de la misma manera que se anunciaban los mítines de la época. Los folletos se imprimieron en imprentas clandestinas. El dinero lo pusieron entre los propios organizadores. Ahora, el Ayuntamiento, que inició su colaboración con la muestra a partir del segundo año, aporta tres millones de pesetas para esta celebración. Y celebra un cóctel para anunciar su inicio.

La sede de esta semana de cine tiene también su historia. La primera edición se realizó en un instituto de bachillerato. El segundo año, en los salones del cine Imperio, "que no tenían ni sillas", según recuerda Hernández. Pasó también por el cine Los Ángeles (que ahora es una iglesia evangelista) y ahora está instalada en el cine Florida.

Cada día se proyecta un corto y un largo, en recuerdo de las antiguas sesiones de cine de antes. "La muestra tiene también algo de nostálgica", dice Ana María Canella, coordinadora de la Semana desde la Junta de Carabanchel. Canella aporta datos sobre el crecimiento de la cinta: "El primer año sólo se presentaron cuatro cortos. No hubo que realizar ninguna selección y ganaron todos". Para esta edición se han presentado 72. "Queremos que los cortos sean el pilar de la Semana de Cine de Carabanchel", declara Canella. Los premios a los mejores cortos, que decide un jurado compuesto por todo tipo de profesionales relacionados con el séptimo arte, ascienden a 500.000 pesetas. "Además, ahora acuden a los pases de los cortos los directores, aunque tengan que desplazarse desde fuera de Madrid", añade Canella.

Ramón Margareto, otro de los actuales organizadores de la muestra, explica que las películas que se programan ya han realizado su vida comercial en salas importantes de la ciudad. "La selección final es muy representativa del cine español. Un 75% de lo que se verá son películas rodadas por jóvenes realizadores", declara Margareto. Este año, la Semana de Cine de Carabanchel rinde homenaje a Tony Leblanc. Esta cita, que nació volcada hacia el barrio de Carabanchel, va abriéndose a toda la ciudad.

Semana del Cine de Carabanchel, del 18 al 24 de enero, en el cine Florida (calle del General Ricardos, 127; metros Oporto o Urgel). Sesiones a partir de las 19.30. 300 pesetas.

Una antesala de los Goya

Dicen sus organizadores que la Semana del Cine Español de Carabanchel se puede considerar como la antesala de los Goya. Esto, porque muchos de los títulos seleccionados en su programación están propuestos para obtener un Premio Goya. "Queremos que sea una muestra representativa de lo que ha sido el cine en el año anterior. Nuestra intención es que haya un poco de todo", declara Ana María Canella, coordinadora de la muestra desde la Junta de Carabanchel.Además de los consagrados del cine español, figuran en esta programación jóvenes realizadores que empiezan a abrirse camino ahora. Inicia esta semana cinematográfica Mensaka, la película de Salvador García Ruiz protagonizada por Gustavo Salmerón y María Esteve. El ciclo continúa con Cha-cha-cha, de Antonio del Real, con Eduardo Noriega y Ana Álvarez y Jorte Sanz; Los amantes del círculo polar, de Julio Medem, en la que, entre otros, trabaja Nancho Novo; Barrio, de Fernando León; Los años bárbaros, dirigida por Fernando Colomo y en cuyo reparto se encuentra Jordi Mollá, Ernesto Alterio y Juan Echanove.

Las últimas películas del ciclo son La primera noche de mi vida, de Miguel Albadalejo, en la que trabaja Emilio Gutiérrez Caba; Tango, la película argentina de Carlos Saura, y Torrente, el brazo tonto de la ley, de Santiago Segura (un director de Carabanchel), en la que también trabaja como actor, junto a Javier Cámara, Manuel Manquilla y Tony Leblanc, al que esta semana de cine rendirá un homenaje el día de la clausura.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 18 de enero de 1999

Más información