Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fallece el historiador Jordi Ventura, especialista en los cátaros

El medievalista Jordi Ventura i Subirats, profesor de historia económica de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad de Barcelona, fue encontrado ayer muerto en su domicilio barcelonés, víctima al parecer de un ataque cardiaco. Tenía 66 años. Ventura era un gran conocedor de los movimientos culturales, religiosos y políticos heterodoxos, como el catarismo. El tema de los cátaros, precisamente, le llevó a enfrentarse con el escritor Jesús Mestre, autor de exitosos libros de divulgación sobre dichos herejes.

Ventura estaba indignado por el éxito popular de los libros de Mestre, a los que juzgaba poco científicos, y tuvo un papel activo en la polémica que enfrentó a Mestre con la escritora francesa Anne Brenon, que acusó a éste de plagiarla en su libro Els càtars. Cuando se publicó el año pasado en Cataluña la obra El veritable rostre dels càtars, de Brenon, Ventura redactó un prólogo muy duro en el que, sin nombrar explícitamente a Mestre, denunciaba que Brenon había sido "víctima de la sucia jugada de un autor barcelonés que se ha permitido plagiar las excelencias de su obra". Diplomado en Ciencias Empresariales en Estados Unidos, Jordi Ventura se doctoró en Historia y se tituló en Periodismo. Una de sus primeras actividades docentes la realizó en la Escuela de Periodismo de la Iglesia, en Barcelona. Miembro del Institut d"Estudis Occitans, era el coordinador del comité científico de la Asociación de las Regiones de Europa. El conocimiento de los movimientos culturales, religiosos y políticos heterodoxos, como el catarismo y los valdenses, se vio notablemente beneficiado desde que este activista nacionalista, exiliado y formado en Francia, Estados Unidos y Venezuela entre los años 1951 y 1956, decidió dedicarse de lleno a su estudio. Sus primeros libros muestran un hacer apasionado y riguroso que impresionó a historiadores como Ramon d"Abadal y actuaron de revulsivo en la medievalística. Son Pere el Catòlic i Simó de Montfort (1960), reeditado hace tres años, y Alfons el Cast, el primer comte-rei (1961). Defendió las nacionalidades históricas en Les cultures minoritàries europees (1963) y Els catalans i l"occitanisme (1964). Publicó obras de síntesis como Els heretges catalans y una Historia de España (1975) en cuatro volúmenes, reeditada en cuatro ocasiones, junto con un gran número de artículos eruditos en diversas publicaciones académicas y culturales. En su línea de interés por los movimientos alternativos, estudió la influencia del socialista Etienne Cabet en el movimiento icariano catalán. En el año 1977 obtuvo el Premio Joan Fuster de ensayo con el estudio Inquisició espanyola i cultura renaixentista al País Valencià y en 1994 completó su valiosa aportación al tema con La Bíblia valenciana. Ventura presenta en estos estudios una tesis que ha acabado imponiéndose: el Santo Oficio tuvo una influencia indirecta negativa en la expresión cultural y lingüística valenciana autóctona. La prohibición de la Bíblia traducida en lenguaje llano en 1477 por conversos valencianos de origen judío impidió que el libro hiciera familiar la lengua escrita entre un sector amplio de población, como sucedió en el resto del mundo cristiano. La biografía y la personalidad de este peculiar y atípico historiador independiente se completan con hechos tan diversos como su papel en la fundación del PSOE catalán; su participación en la huelga de los tranvías de Barcelona; su adscripción a la francmasonería; su trabajo, durante el exilio, en la sección de publicidad del Festival Internacional del Film de Cannes -Canna, en su estimado occitano-, o su famosa lengua viperina y actitud irascible, según conocían sus amigos y ex amigos, y también sus contertulios del Ateneo Barcelonés, refugio de sus últimas soledades y proyectos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 16 de enero de 1999

Más información

  • El estudioso había sido muy crítico con el escritor Jesús Mestre