Adiós unitario a Vicent Ventura

Toda la izquierda, el nacionalismo y la cultura valenciana despiden al periodista y político

No era de nadie y era de todos. De la izquierda, del nacionalismo, la cultura y el sindicalismo. De los periodistas y de los escritores. De los demócratas y los valencianistas. El sepelio de Vicent Ventura, que fue incinerado ayer en el Cementerio General de Valencia, reunió a su gente, más allá de las discrepancias, más allá de los olvidos. Varios cientos de ciudadanos acogieron la llegada del coche fúnebre con una salva de aplausos. No hubo banderas, ni himnos: sólo respeto y reconocimiento. El periodista y político había fallecido en la madrugada del jueves a los 74 años de edad. Su familia y sus amigos más íntimos escogieron al rector de la Universidad de Valencia, Pedro Ruiz Torres, para pronunciar un parlamento en el que destacó cómo el fallecido personificó "el esfuerzo colectivo en favor de la democracia y de una Europa unida, ligado estrechamente al compromiso cívico con el País Valenciano, en favor de la recuperación de su historia, de su lengua y de su cultura, y en favor de la consecución del máximo grado de autogobierno". Citó Ruiz unos versos de Vicent Andrés Estellés, "obrir balcons a l"existència i finestres a l"esperança", como resumen de aquello que Ventura luchó por aportar a los valencianos en las condiciones más adversas, en plena dictadura franquista, desde su profesión de periodista y desde su enérgico activismo cívico y político. Asistieron todas las familias socialistas, -algunas herederas de aquel Partit Socialista del País Valencià que fundó en 1974-, con el secretario general del PSPV, Joan Romero, que se desplazó desde Albacete para estar presente en el sepelio, a la cabeza; con el ex presidente de la Generalitat, Joan Lerma, y Ciprià Ciscar, Emèrit Bono, Ricard Pérez Casado, Vicent Garcés y muchos otros. También Esquerra Unida, con cargos públicos como Glòria Marcos; Nova Esquerra, representada, entre otros, por su presidente, Albert Taberner, y Unitat del Poble Valencià, encabezada por su secretario general, Pere Mayor, acudieron al acto. Los secretarios generalares de CC OO, Joan Sifre, y de UGT, Rafael Recuenco; la Unió de Periodistes Valencians, la Associació d"Escriptors en Llengua Catalana, Acció Cultural del País Valencià y muchas otras entidades participaron en la despedida, así como un espectro amplísimo de la vida cívica valenciana: el financiero Joaquín Maldonado, los sociólogos Josep-Vicent Marqués y Rafael Ninyoles, el lingüista Vicent Pitarch, los editores Eliseu Climent y Rosa Serrano, el cantante Raimon, el escultor Andreu Alfaro, el periodista J. J. Pérez Benlloch, el catedrático Ramon Lapiedra; los amigos más próximos, miembros de la Associació Joan Fuster, que Ventura presidió: Josep Palàcios, Josep Iborra, Doro Balaguer, Francesc Pérez Moragon. Y Francesc Burguera, y Alfons Cucó... PASA A LA PÁGINA 3

La Generalitat fue la gran ausente en la despedida civil al periodista y político Vicent Ventura

VIENE DE LA PÁGINA 1 No hubo en el adiós a Vicent Ventura ninguna representación del Consell. Si la Generalitat de Catalunya recordaba ayer en una esquela al periodista y político fallecido, a quien otorgó en 1997 la Creu de Sant Jordi, el gobierno que preside Eduardo Zaplana no consideró oportuno hacer acto de presencia en el sepelio de un hombre que defendió la recuperación de la Generalitat y el autogobierno cuando nadie creía que esa quimera pudiera hacerse realidad algún día. Sólo el subsecretario de la Consejería de Presidencia, Rafael Blasco, y la directora general de Promoción Cultural, Consuelo Ciscar, acudieron al crematorio del Cementerio General de Valencia a título estrictamente personal. Sin embargo, allí estaban las gentes de Castellón y de Alicante, del Maestrat y de La Marina, cuyas trayectorias se cruzaron en un momento u otro con la intensa actividad cívica y política desplegada por Ventura a lo largo de décadas. Y estaban quienes le reconocen como un maestro: miembros de varias generaciones de periodistas valencianos. El fallecido, nacido en Castellón el año 1924, desarrolló en la prensa de la dictadura, desde la rebeldía democrática, su labor periodística, truncada en 1962, a raíz de su participación en el denominado contubernio de Múnich, y retomada, de forma ocasional pero persistente, al final del franquismo, en la transición y en la democracia, desde las páginas de opinión de medios como EL PAÍS, La Vanguardia, Levante, Valencia Fruits, Valencia Semanal, Diario de Valencia o Noticias al Día. Como señaló el rector de la Universidad de Valencia, Pedro Ruiz Torres: "Desde esa ventana a la esperanza que quiso dejarnos Vicent Ventura, nuestras palabras de hoy pierden todo el carácter de circunstancias, que le hubiera producido a Ventura aquella mirada tan suya, tan característica, tan rompedora de tópicos y formalismos. Hemos venido aquí para dejar constancia de que esta ventana de esperanza continuará abierta para extender el compromiso, tan firme en Vicent Ventura, de luchar por un futuro más justo y más nuestro". El sepelio duró apenas unos minutos. En su sencillez, resumió un enorme trecho de la historia valenciana de este siglo.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS