Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Carta a los Reyes Magos

No escribo desde la infancia a los Reyes Magos, pero, a la vista de cómo nos va por Madrid y antes de que lleguen, se me ha ocurrido enviarles a través de su diario esta carta que, como verán, además de un deseo, contiene unas humildes advertencias que creo les serán útiles en su venida a nuestra ciudad:Majestades: muy pronto van a visitar nuestra ciudad, Madrid, engalanada fastuosamente desde hace un mes para que todos compremos más. Quiero prevenirles un poquito sobre lo que se pueden encontrar, para así facilitarles su estancia, y pedirles un deseo, que estimo no entorpecerá su mágica y maravillosa misión.

Cuando lleguen pongan mucha atención dónde pisan y por dónde cruzan: las obras, chirimbolos o cacas de perro pueden llevarles a romperse una cadera con la edad que tienen, o les puede caer una multa.

Planifiquen rigurosamente sus actividades, ya que va a ser necesaria toda su magia para que no pasen unas horas atrapados en un atasco. No busquen zonas peatonales, apenas hay. Traigan receptores especiales de sonido para oír a los niños entre el ruido de máquinas y coches.

Desistan de entrar en disquisiciones estéticas sobre las esculturillas que se vayan encontrando. Y, sobre todo, no accedan a que nuestro alcalde les cante un villancico.

El deseo que les pido es que iluminen a nuestro alcalde para que no haga nada más por Madrid, muchos se lo agradeceremos; pero no crean, también pienso en sus majestades, pues, si alguien no lo remedia, en un próximo año tendrán que hacer una cabalgata subterránea, eso sí, por los túneles más modernos de Europa, lo que no estoy segura de que les guste. Gracias, queridos Reyes Magos, por su atención; reciban el cariño de aquella niña que fue y que todavía lo es.- .

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 20 de diciembre de 1998