Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Casera recurrirá ante Competencia el pacto de Coca-Cola y Schweppes

La empresa La Casera recurrirá ante los servicios de Defensa de la Competencia nacionales y comunitarios para que impidan la absorción de Schweppes por Coca-Cola, porque amenazaría en el mercado español la libre competencia. Según La Casera, esta operación puede llegar a rozar el monopolio.

Según señalaron ayer fuentes de La Casera, la cuota de mercado de bebidas refrescantes de Coca-Cola y Schweppes en España sería del 60,7% en volumen y del 72,7% en facturación.Fuentes cercanas a Schweppes señalaron ayer que la acción por parte de La Casera es una "provocación" para que Competencia complique aún más la operación si al final emite un dictamen en contra. Fuentes de Coca-Cola aseguraron a Europa Press que el mercado real de esta empresa en España no es el de refrescos, sino el de aguas y cervezas, y añadieron que de los 18.196 millones de litros de bebidas que se comercializan anualmente en España, sólo 1.890 millones, el 10%, corresponde a Coca-Cola.

La semana pasada, Coca-Cola anunció la compra de las marcas de bebidas de Cadbury Scheweppes en más de 120 países, por 259.000 millones de pesetas. El acuerdo incluía también las plantas de concentrado en España e Irlanda.

La Casera resaltó ayer que "un mercado de refrescos tan importante como el español no puede funcionar de forma eficiente cuando el líder controla casi el 73% y con un control casi absoluto en el sector de la hostelería, tal y como han señalado anteriormente las autoridades antimonopolio francesas".

Según La Casera, la concentración será especialmente grave en el sector de hoteles, restaurantes y cafeterías, lo que unido a la usual política de exclusivas de Coca-Cola en este mercado, pondrá en grave riesgo la viabilidad del resto de empresas del sector en España al no poder competir con ella.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 17 de diciembre de 1998

Más información

  • Interpreta que el acuerdo roza el monopolio