VIOLENCIA EN EL FÚTBOL

Repulsa espontánea en el campus de San Sebastián

Fue un acto breve, espontáneo y cargado de simbolismo. Dos alumnos de primero de Psicopedagogía del campus donostiarra de la Universidad del País Vasco convocaron ayer una manifestación de repulsa por el asesinato de Aitor Zabaleta. Al acto, que apenas rebasó los quince minutos de duración y que concluyó con un emotivo aplauso, se sumaron más de medio millar de estudiantes de las distintas facultades que componen el campus de la capital guipuzcoana. Iñigo Aizpuru y Daniel Losada redactaron un breve escrito y lo presentaron al Consejo de Estudiantes, que apoyó la iniciativa más tarde comunicada a la totalidad del campus. Su mensaje no podía ser más sencillo: "Estos actos no deben volver a ocurrir ni en el fútbol ni fuera de él. Nadie merece morir por ello, es tremendamente doloroso". Ambos estudiantes decidieron al término del encuentro que enfrentó al Atlético de Madrid y a la Real Sociedad que era preciso elevar la voz ante un acto "de corte fascista, además de un ejemplo doloroso de intransigencia", señalaron.Muchos de los jóvenes que secundaron la concentración consideran que las causas del fallecimiento de Aitor Zabaleta no guardan relación con el deporte, con las rencillas propias del fútbol. La mayoría señalaba a la política como causante directa de la tragedia, al hecho de que el fallecido era vasco. Asímismo, los estudiantes se desmarcaron de una pancarta colocada por miembros de Jarrai, que aprovecharon la protesta para culpar de la tragedia al "fascismo español".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0010, 10 de diciembre de 1998.

Lo más visto en...

Top 50