El CCCB propone una nueva mirada crítica a intelectuales, artistas y científicos del siglo XX

Marx en el CCCB, que ayer se presentó en el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona, es la primera exposición de un ciclo que, bajo el epígrafe Faros del siglo XX, pretende plantear nuevos interrogantes sobre las figuras del pensamiento, la ciencia, la cultura y la creación que más han influido en este siglo. El catedrático de Ética y Filosofía Política Francisco Fernández Buey ha dotado de contenido informativo la exposición y el dibujante Máximo le ha dado perfil estético. Otras personalidades sobre las que girará el ciclo son Freud, Nietzsche, Edison, Einstein y Virginia Woolf.

"Podríamos haber realizado este ciclo dedicando tres conferencias a cada uno de los faros, pero junto al componente conceptual tenemos el deseo de explorar el lenguaje expositivo, de plantear nuevas fórmulas de comunicación", dijo ayer el director del CCCB, Josep Ramoneda, en la presentación del ciclo. Faros del siglo XX está planteado como una serie de exposiciones formadas por pequeñas instalaciones. Entre sus objetivos se encuentra la revisión de la obra y la personalidad de personajes influyentes cuya obra ha generado diversas interpretaciones, lo que ha desvirtuado muchos de sus planteamientos originales. Juan Insúa, director del proyecto, afirma: "Cada uno de los personajes del ciclo ha generado muchas polémicas. Existe tanta bibliografía sobre ellos que al final el personaje acaba siendo un desconocido porque se olvidan las fuentes originales de donde proceden sus ideas". Según Insúa, estos personajes han acabado por convertirse en mitos y lo que pretende el ciclo es plantear interrogantes que permitan un nuevo acercamiento a ellos. "¿Se puede plantear un Marx sin ismos? ¿O poner en duda la personalidad de Edison? Si pensamos en Einstein habrá que decir que él quiso ser recordado por la teoría cuántica y no por la de la relatividad", señaló. La exposición inaugural del ciclo pretende, según Fernández Buey, presentar a un Marx "ni típico, ni sofisticado, sino como un personaje problemático y contradictorio". "No lo queremos mostrar como un santo laico", añadió, "sino ofrecer una visión que provoque una seria sonrisa". Fernández Buey ha contado con la colaboración del dibujante Máximo, que ha reflejado en tres instalaciones las tres ideas que pretende desarrollar la exposición: lucha de clases, plusvalía y socialismo. Para la primera, Máximo ha ideado un montaje que representa a un gran luchador de sumo que se enfrenta a pequeños personajes, "que se asemejan a los que aparecen en mis viñetas", explica el dibujante. En la segunda instalación puede verse un casco de minero lleno de cristales rotos junto a una piedra preciosa. "Los cristales rotos expresan el dolor que produce la mina y la piedra preciosa la plusvalía que obtiene el capitalista", explica Máximo. Té con Castro y Mao La tercera de las pequeñas instalaciones es una escena dibujada por Máximo en la que aparecen Marx y Engels tomando el té con Castro y Mao Zedong. La intervención se complementa con fotografías de fábricas en plena Revolución Industrial, tres viñetas aparecidas en EL PAÍS alusivas a Marx y escenas de las películas Octubre, La mirada de Ulises y Grandes ambiciones. La idea de estas exposiciones, de las que se realizarán seis o siete al año con una duración de un mes cada una, es que sean fácilmente transportables para poder presentarlas en diversas salas. El primer destino será el Espacio Cultural El Tanque, de Santa Cruz de Tenerife. Tras la clausura, el 3 de enero, de la dedicada a Marx, el CCCB presentará a Freud, visto por Xavier Rubert de Ventós y Gino Rubert (del 8 de enero al 7 febrero); Nietzsche, visto por Josep Ramoneda, Jaume Casals y Albert Viaplana (del 11 de marzo al 11 de abril), y Edison (del 27 de mayo al 27 de junio). Para la próxima temporada están previstas las exposiciones dedicadas a Einstein, visto por Navarro Veguillas y Peret, y Virginia Woolf, interpretada por Eugènia Balcells y Nora Catelli.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS