Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ruiz-Gallardón recalca que para resolver el tráfico hay que apoyar el transporte público

El presidente regional, Alberto Ruiz-Gallardón, sigue dando argumentos contra el plan de autopistas subterráneas que impulsa el alcalde de Madrid, José María Álvarez del Manzano, para resolver los problemas del tráfico en la capital. El discurso de Ruiz-Gallardón, que esquiva un pronunciamiento claro sobre los túneles de pago que desea el alcalde, insiste en su receta: contra los problemas de tráfico hay que fomentar el transporte público.

El alcalde de Madrid sigue sosteniendo con palabras el dibujo de las autopistas subterráneas que defendió el lunes junto al ministro de Fomento, Rafael Arias-Salgado. Presentó unos planos elaborados por Vigiconsult, una empresa del grupo Euroconsult, que es el encargado de vigilar las obras del Ayuntamiento en la mitad del termino municipal de Madrid. Vigiconsult terminó su trabajo en julio de 1998, pero el Gobierno municipal no lo lució hasta noviembre.Durante el cóctel ofrecido ayer por Álvarez del Manzano tras la presentación del nuevo sistema de control de la contaminación, el alcalde volvió a defender el proyecto de las autopistas subterráneas. "Es una idea absolutamente realizable. Ya veremos cómo se financia. Pero sería necio decir que por no tener el dinero no se puede hacer. Cuando se supo que se podía viajar a la Luna también hubo que esperar a que alguien pagara el cohete", expresó en una conversación informal con un grupo de periodistas.

El viaje a la Luna

Ayer comparó el plan con el importante avance del viaje a la Luna. Un día antes se refirió a la torre Eiffel y al túnel sobre el Canal de la Mancha para comentar que, ideas como la que pretende impulsar para enterrar los coches que entran en la capital, contribuyen al avance de la humanidad. El alcalde aseguró que el concepto de las autopistas bajo tierra ya lo había soñado Leonardo da Vinci: "El otro día leí que él imaginaba que la superficie de las ciudades iba a ser para los peatones y el subsuelo para los carruajes".Pese a las numerosas críticas que originó el proyecto (entre ellas la de uno de los mayores expertos de tráfico de Europa, el arquitecto y urbanista Bernhard Winkler), Álvarez del Manzano afirmó que la construcción de las autopistas se va a materializar "tarde o temprano", y que va a ser recordada como una de las obras más importantes jamás realizadas en Madrid.

Al presidente regional, Alberto Ruiz-Gallardón, la idea no le entusiasma, aunque está dispuesto a estudiarla cuando se convierta en un proyecto, según declaró ayer a Radio Nacional. Ruiz-Gallardón volvió a lanzar un mensaje a los dirigentes municipales y, tras presumir de "tener las ideas muy claras", aseguró que la solución de los problemas del tráfico pasa por fomentar el transporte público.

Mientras tanto, el Gobierno municipal está convencido de haber acertado con su plan de excavar 100 kilómetros de túneles, con cargo a una hipotética financiación privada, desde la periferia hasta el centro para facilitar que el transporte privado, pagando, pueda llegar en seis minutos y aparcar en el subsuelo.

Ruiz-Gallardón no se lo cree: "No es un problema de que los coches lleguen antes a la ciudad, sino que es un problema de que existan alternativas de calidad y seguridad, y por esto nosotros apostamos por el metro y el tren de cercanías".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 28 de noviembre de 1998

Más información

  • El alcalde mantiene su plan de subterráneos