Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Esteve invita a la "generosidad" con los etarras para lograr la paz

Los participantes en las Jornadas sobre la búsqueda de la Pacificación que se celebran en Madrid se mostraron ayer partidarios del reconocimiento de la identidad política vasca y la búsqueda de una solución para los presos de ETA. Pere Esteve, secretario general de Convergència Democràtica de Catalunya, que no quiso pronunciarse abiertamente a favor de una fórmula concreta como la amnistía, considera que "la generosidad y la amplitud de miras deben ser máximas". Las jornadas han quedado descafeinadas, al no asistir los directores generales de la Policía y la Guardia Civil, ni el presidente del Consejo de Estado, Íñigo Cavero, ni el de la Audiencia Nacional, Clemente Auger.En la primera sesión de las jornadas organizadas por la Asociación Justicia y Equidad participaron Esteve, dirigente de CDC y promotor de la Declaración de Barcelona, el ex senador constituyente del PNV Mitxel Unzueta, el profesor de la Universidad del País Vasco Patxi Letamendia, y el abogado Kepa Landa, defensor de la encarcelada Mesa Nacional de HB. Juan Cotino y Santiago López Valdivielso, responsables de la Policía y la Guardia Civil, excusaron su presencia por "problemas de agenda".

El peneuvista Emilio Olabarria, vocal del Consejo General del Poder Judicial, lamentó la ausencia de los representantes de la Administración central del Estado, lo que en su opinión se "contradice" con la voluntad de diálogo que predican algunos portavoces políticos.Los ponentes coincidieron en que el no reconocimiento de la "personalidad política" de Euskadi y Cataluña es el origen de las reivindicaciones de las comunidades históricas y resaltaron la trascendencia de la situación creada por la Declaración de Lizarra y la tregua de ETA.

Cárcel de nacionalidades

Landa considera que el vigente modelo de Estado supone una "cárcel de nacionalidades", al no posibilitar el desarrollo del derecho de autodeterminación. "Hay que eliminar la raíz del conflicto mediante el diálogo y la confrontación política", dijo. Tras señalar que 20 años después de la amnistía de 1977 hay presos y exiliados, reconoció: "Hoy tenemos técnicamente eso [la amnistía] más difícil porque la Constitución impide esa salida".Unzueta reconoció que es necesario "un esfuerzo" para solucionar la situación de los cientos de condenados por terrorismo, dado que "la previsión constitucional es rígida" al impedir la concesión de amnistías. Letamendia no tiene dudas de que "un grupo armado [como ETA] no va a abandonar las armas mientras parte de sus militantes estén en la cárcel". Pero tampoco alberga dudas de que "si hay voluntad política" se buscarán las fórmulas para resolver esta situación. Pronosticó que "sin excarcelación, el conflicto seguirá".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 26 de noviembre de 1998