Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los herederos de Aguirre desautorizan la publicación de sus diarios inéditos

Los herederos del primer lehendakari, José Antonio Aguirre, anunciaron ayer que estudian emprender acciones legales contra la editorial Txalaparta por publicar el Diario de Aguirre, que recoge sus escritos íntimos del periodo 1941-1942, que fueron hallados casualmente por el escritor Iñaki Egaña en enero, cuando investigaba los fondos de la Biblioteca del Congreso de Washington a través de Internet. Los escritos son una copia del original que conserva la familia de Aguirre.

Iñaki Aguirre Zabala, en representación de los herederos del lehendakari, informó ayer que los diarios que ha publicado la editorial Txalaparta han permanecido siempre en poder de la familia, que nunca ha tenido el deseo de publicarlos. En este sentido, advierte que los textos aparecidos en la Biblioteca del Congreso son una copia, y desautoriza su publicación porque se produce "sin el conocimiento y, por tanto, sin el consentimiento" de los herederos, quienes "en ningún momento hemos tenido el propósito de darlos a su publicidad, por la propia naturaleza de los documentos", que es privada. La familia del primer presidente del Gobierno vasco, constituido el 7 de octubre de 1936, se reserva la opción de ejercer acciones legales, dado que los derechos de autor, señaló en un comunicado, "protegen la divulgación y publicación de manuscritos inéditos de carácter privado no dados a su publicidad por sus legítimos propietarios". Los diarios inéditos fueron escritos entre el 7 de enero de 1941 y el 23 de mayo de 1942 y cubren el período del exilio en el que José Antonio Aguirre cruzó la frontera alemana para llegar hasta Berlín y de allí volar a Nueva York. Documentos desclasificados De acuerdo con unas declaraciones efectuadas por Egaña el pasado 25 de octubre en el diario Euskadi Información, los documentos no habían aparecido entre los fondos de la biblioteca hasta que en fechas recientes habrían sido desclasificados por la CIA o el FBI. Responsables de Txalaparta, que ayer anunciaron que harán público un comunicado de respuesta a la familia Aguirre, indicaron en sus declaraciones al mencionado periódico: "Estábamos obligados a publicar el diario tanto por la talla política del personaje como por el momento histórico crucial al que se refieren". En este sentido, aseguraban que "el diario podía ser publicado en los Estados Unidos sin ningún tipo de autorización, libre de plazos legales y restricciones policiales". Los diarios inéditos figuraban en un fondo que llevaba el nombre de Jesús de Galíndez, delegado en Nueva York del Gobierno vasco en el exilio y que fue asesinado en 1956, muerte que se atribuye a los servicios secretos del dictador dominicano Trujillo. Iñaki Egaña ha señalado que la búsqueda de documentos e información sobre el lehendakari Aguirre y el propio Galíndez en Estados Unidos topa con obstáculos insalvables, ya que el Departamento de Estado sigue manteniéndolos con el carácter de "clasificados". Así, apunta que los diarios descubiertos probablemente tenían una segunda parte que continúa fuera del alcance del público.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de noviembre de 1998

Más información

  • La familia del "lehendakari" estudia acciones legales contra Txalaparta