Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

A la espera de un cambio del PNV

Los socialistas vascos continuarán explorando las posibilidades de entrar a formar parte del Gobierno de Euskadi en aras de la "responsabilidad" que han contraído con la ciudadanía vasca en las urnas el pasado 25 de octubre, aunque tienen claro que la pelota de su intervención en el tripartito está en el tejado del Partido Nacionalista Vasco.El secretario general de los socialistas vascos, Nicolás Redondo Terreros, explicó ayer a sus compañeros del Consejo Político Territorial del PSOE cómo están las cosas con vistas a la formación del futuro gabinete.

Nadie se opuso a que el máximo responsable de los socialistas vascos y su ejecutiva trabajen en la línea que consideren más oportuna, según afirmó ayer el candidato socialista a la presidencia del Gobierno, José Borrell, para quien la decisión recaerá, al final, "básicamente" en los socialistas vascos, aunque el asunto se seguirá muy cerca por la Ejecutiva Federal.

La última palabra, no obstante, la tendrá el Comité Federal del PSOE, que es el órgano al que corresponde dar el visto bueno a cualquier política de alianzas.

Pero las facilidades que pueda dar la dirección federal a sus compañeros vascos poco incidirán en el resultado último si no son los nacionalistas vascos los que allanen al PSE el camino hacia el tripartito.

Si el Partido Nacionalista Vasco persiste en una defensa a ultranza de los postulados de la Declaración de Lizarra y mantiene el hilo directo con Euskal Herritarrok, la plataforma electoral en la que se integra Herri Batasuna, entonces no será posible que el partido que lidera Redondo Terreros forme parte de nuevo del Gobierno de Vitoria.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de noviembre de 1998