Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GENTE

FRANCÉS POR LA TINTA

Su primer recuerdo como lector precoz se remonta a la lectura de los clásicos franceses: Alejandro Dumas, Balzac, Sthendal. Un antepasado suyo batalló en el Ejército de Napoleón. En sus sueños le acompaña D'Artagnan. Con estos antecedentes, "y por ser puente entre la literatura francesa y española", según manifestó Patrick Leclercq, embajador francés en España, Arturo Pérez-Reverte fue compensado ayer por la República francesa como Caballero de la Orden de las Artes y de las Letras, en un acto celebrado en la Embajada de Francia, en Madrid. "Uno podía adquirir la nacionalidad francesa por la sangre vertida, yo me siento francés por la tinta", manifestó el autor de El club Dumas. Al acto asistieron responsables de la Editorial Santillana, donde Pérez-Reverte ha publicado su obra, y su agente literaria en Francia, Anne Marie Ballat, entre otros. El embajador subrayó que Pérez-Reverte "forma parte del paisaje literario francés" y se alegró de que sea un escritor "felizmente fecundo". -

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de noviembre de 1998