Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El líder indonesio tiende la mano a los estudiantes

El presidente indonesio, B. J. Habibie, ha optado por el palo y la zanahoria para resolver la grave crisis de la última semana que costó la vida en Yakarta a 15 personas. Si el viernes pidió al Ejército que actuara con mano dura frente a los desmanes callejeros, ayer anunció, a través de la televisión, que su Gobierno tomará las medidas necesarias para implicar a los estudiantes y a otros sectores de la sociedad en el proceso de reformas."Esta crisis es para mí un reto; hay que saber encontrar soluciones en las situaciones difíciles", aseguró Habibie. "Los estudiantes son el futuro de Indonesia (...) debemos ser más activos en ofrecerles la información adecuada y convercerles de que las cosas necesitan paciencia". Habibie se entrevistó ayer con algunos representantes de la oposición, pero evitó al musulmán Amién Reis.

Los líderes estudiantiles consideran que las reformas (limitadas a la fecha de las elecciones) anunciadas la semana pasada por un Parlamento dominado por los aliados de Suharto son insuficientes. Acusan a Habibie de limitarse a apuntalar su propia posición.

Los estudiantes, que fueron el motor de la caída de Suharto en mayo, reclamaban ahora un recorte sustancial del papel político del Ejército. Al no producirse éste, las manifestaciones se transformaron de inmediato en violencia callejera. Otros aprovecharon los enfrentamientos para lanzarse al saqueo.

En este punto, Habibie volvió a ser muy claro ayer: "Las manifestaciones no deben significar la quema de hogares y de comercios ni el asesinato de personas; eso no es la esencia de la democracia", dijo el presidente indonesio. "He hablado con el ministro de Defensa y le he dado instrucciones muy firmes de cómo debe actuar ante este tipo de hechos criminales".

La Embajada de España en Yakarta, a instancias del Gobierno de Madrid, recomendó ayer a los ciudadanos españoles que eviten en la medida de lo posible viajar en los próximos días a Indonesia debido a que existe peligro real para los extranjeros.

El día amaneció ayer en calma en Yakarta, con un gran despliegue de tropas en la calle y peticiones de dimisión para el jefe de las Fuerzas Armadas, al que se considera responsable de la violencia de los últimos días.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 16 de noviembre de 1998

Más información

  • El Gobierno español recomienda a sus ciudadanos no viajar a este país asiático