Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Plaza de Isabel II

Hace unos días pasé por la plaza de Isabel II, comprobando el final de las obras de remodelación, y me han sugerido las siguientes reflexiones.Nuestro alcalde es un arboricida (algún complejo de la infancia debido a su apellido); tiene un sentido herreriano de la realidad, nos va a dejar un legado a base de enlosar con placas de granito todo el suelo, aderezado con posturas de arbolitos, y es el enemigo público número uno de los pájaros: ¿dónde se van a posar?

Por todo ello, le propongo un mero eslogan al Ayuntamiento: "Madrid: mar de piedra".-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 8 de noviembre de 1998