Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Asesinado a golpes un profesor de inglés en su piso de Argüelles

El cuerpo yacía en la cama, con un tiesto de flores en el pecho y la cara desfigurada a golpes. Era Francisco Guerrero Cabrera, de 43 años, profesor de inglés y víctima de un extraño y violento crimen en su piso del número 2 de la calle de Fernández de los Ríos (Argüelles).El hallazgo del cadáver llegó en la tarde de ayer de la mano del portero. Al limpiar las escaleras de la quinta planta, el conserje advirtió un par de guantes de goma tirados en el felpudo de la puerta de Guerrero. Estaban ensangrentados. El portero, alarmado, llamó a un vecino y luego a la policía, a quienes facilitó las llaves.

Los agentes abrieron la puerta de la vivienda en busca de una explicación para los guantes ensangrentados. Al llegar al dormitorio vieron el cuerpo y comprendieron. El cadáver, tumbado boca arriba, presentaba golpes en la cara, la nariz y la boca. Una maceta de plástico coronaba su pecho, muy cerca del mentón.

El Grupo de Homicidios de la Brigada Provincial de Policía Judicial se hizo cargo del caso. Los investigadores descartan en principio que el crimen tenga como móvil el robo. Las primeras pesquisas indican que el homicida no se llevó nada de valor de la vivienda. Por el contrario, la violencia de los golpes parece apuntar más hacia un crimen con componentes pasionales, extremo que anoche aún no había sido confirmado.

Hombre retraído

El piso, de unos 100 metros cuadrados, era propiedad de Guerrero desde hacía más de dos años. Los vecinos le consideraban un hombre retraído, poco dado a las efusiones. Licenciado en Filología Inglesa, siempre según las primeras versiones, trabajaba como profesor de este idioma en un centro público.Ninguno de los vecinos consultados oyó ruidos extraños en la vivienda ni observó alguna presencia inusual en el edificio. "Era un hombre muy solitario. No tenía mucho trato con nosotros. Tampoco le veíamos con visitas. Vivía muy apartado", indicó un vecino del inmueble.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 6 de noviembre de 1998