Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fallece Enric Sió, uno de los principales dibujantes de la historia del cómic español

El dibujante, ilustrador y publicista catalán Enric Sió Guardiola falleció ayer en la clínica Teknon de Barcelona tras sufrir un derrame cerebral. Su actividad profesional abarcó diferentes ámbitos, como el chiste político en prensa, la fotografía, la edición de historietas y la publicidad. Pero si hay que colocarlo en su justo lugar, Enric Sió, nacido en Badalona en 1942, ha sido uno de los principales dibujantes de toda la historia del cómic español. El funeral se celebrará mañana, a las 11.15 horas, en el cementerio de Les Corts, en cuyo tanatorio se ha instalado el velatorio.

La aportación de Enric Sió fue más allá del entretenimiento. Sintió el cómic como un ámbito creativo capaz de colmar sus anhelos personales, de alejar sus temores y miedos, y de mostrar su disconformidad con la dictadura franquista. En sus historietas buscó, además de la investigación formal, la profundidad psicológica de los personajes. El trabajo de Enric Sió se inscribe en las corrientes que a partir de mediados de los años sesenta reivindicaron, principalmente desde sectores intelectuales de Francia e Italia, la mayoría de edad de la historieta, considerada hasta entonces un mero entretenimiento infantil. Su nombre está vinculado al del italiano Guido Crepax, de quien tomó prestado su personaje Valentina en una de sus historietas. Enric Sió se inició joven en la historieta. Tras realizar trabajos para la editorial Bruguera y para la británica Fleetway, la revista catalana Oriflama le encargó en 1967 la realización de Lavinia 2016 o la Guerra de los Poetas, con guión de Emili Teixidor. Con esta obra, que marca su entrada en la madurez profesional, Sió mostraba su disconformidad con la situación política que vivía el país. Camuflados tras un mundo de ciencia-ficción se encontraban diversos personajes de la vida política. Para muchos, Lavinia 2016 fue el primer cómic de oposición al franquismo. Entre 1969 y 1970 publica la historieta Aghardi, donde la planificación de las páginas y el dibujo muestran un mundo cercano a la estética gráfica de la vanguardia internacional. En 1970 publica Mara, considerada por muchos especialistas su obra maestra. Originalmente, esta historieta apareció en la revista italiana Linus. En España aparecería un capítulo en 1971 en la revista Bocaccio, y en 1977 algunas entregas más en Sunday, una publicación dedicada al estudio de la historieta. Hasta 1980, cinco años después de haber concluido la historia, no apareció completa, y lo hizo en un álbum publicado por Nueva Frontera, la misma editorial que editaría Profanadores de tumbas, un cómic cuyo trasfondo argumental se situaba en el periodo en que las potencias coloniales europeas se dedicaban al saqueo sistemático de los monumentos funerarios egipcios. Enric Sió vivió desde 1974 fuera de España; primero se instaló en Milán y más tarde en París. En 1979 regresó a Barcelona. En 1985 intentó suerte en el mundo de la edición con la publicación de la revista La Oca, versión española de Linus. A pesar de su alto nivel de calidad, la revista tuvo poca resonancia comercial. Enric Sió fue también el promotor de la famosa situación acaecida en un partido entre el Barça y el Real Madrid en la temporada 1991-1992, en el que apareció de entre el público una chica desnuda. El suceso fue preparado para la realización de unas fotografías para el libro Barcelona guapa!, en el que Sió mostraba los rincones emblemáticos de Barcelona de la mano de modelos desnudas. Ligado también a la publicidad -estaba trabajando en el story board de un anuncio-, el último trabajo de Sió fue una caricatura de Pinochet que el diario Avui, con el que colaboraba, publicó el pasado sábado, el mismo día en que un derrame cerebral acabó con su vida.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 3 de noviembre de 1998

Más información

  • El ilustrador y publicista catalán, de 56 años, sufrió un derrame cerebral en Barcelona