Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Artistas irlandeses graban un disco en memoria de las víctimas de Omagh

Músicos irlandeses de todas las generaciones y estilos artísticos colaboran en la grabación de un disco cuyos beneficios se distribuirán entre las víctimas del atentado de Omagh. Van Morrison, Ash, U2 y Boyzone se encuentran entre la élite irlandesa que espera sacar Across the bridge of hope (A través del puente de la esperanza) el próximo 30 de noviembre.El compacto toma el título de un poema que el niño de 12 años Sean McLaughlin escribió días antes de morir víctima de la bomba del llamado IRA Auténtico. En la sangrienta acción del grupúsculo de disidentes republicanos murieron dos españoles -el estudiante Fernando Blasco y la monitora Rocío Abad- y cerca de un veintena de sus amigos resultaron heridos. El total de víctimas mortales se elevó a 29.

En su poema, el escolar irlandés pide la reconciliación de ambas comunidades norirlandesas, protestante y católica, y aspira a un futuro en paz. El actor Liam Neeson, natural de Irlanda del Norte, pone voz a las palabras de Sean McLaughlin en esta grabación colectiva en memoria de todas las víctimas. También contribuyen con canciones especiales Sinead O"Connor y, entre otros, el grupo The Corrs.

U2 se unió a los adolescentes norirlandeses Ash en un concierto benéfico en vísperas del referéndum sobre el Acuerdo de Stormont, base del actual proyecto constitucional que otorga la autonomía a Irlanda del Norte y enlaza su futura gestión con la República sembrando el germen de una posible reunificación de la isla. Ahora, ambos grupos contribuyen con un par de temas en Across the bridge of hope. The Divine Comedy, cuyo cantante es también irlandés, se apunta igualmente al proyecto.

Los beneficios del disco se destinarán a la Fundación Omagh, creada tras el atentado en este enclave de Irlanda del Norte. Desde entonces la fundación ha recibido más de 500.000 libras (más de 12 millones de pesetas) de donaciones particulares. Entre los actos celebrados destacan una serie de conciertos en el Ulster y un torneo de golf que organizó Darren Clark, deportista que vive a pocos kilómetros del lugar del atentado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 2 de noviembre de 1998