Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES EN EL PAÍS VASCO

Arzalluz dice que los partidos no nacionalistas han perdido y deben "sacar consecuencias"

El PNV es un proyecto electoralmente estancado. Las elecciones de ayer confirmaron que ha subido 45.000 votos, pero a cambio de perder, en su feudo de Vizcaya, uno de sus 22 escaños. Las caras largas en la sede bilbaína del PNV eran el contrapunto a su triunfo. La victoria les garantiza la Presidencia del Gobierno y el liderazgo del diálogo de paz, pero deberán pactar con el PSE o con el PP. El líder del PNV, Xabier Arzalluz, aseguró anoche que el Parlamento tendrá mayoría absoluta abertzale y que los partidos de ámbito estatal han perdido. "Que saquen sus consecuencias", advirtió.

El día amaneció lluvioso y gris, pero amaneció, tal y como auguraba el candidato del PNV, Juan José Ibarretxe, y acabó prácticamente de la misma manera para un partido que esperaba consolidar los 22 escaños y quizás hacerse con uno más. La alta participación no les benefició y a las 23.30 el PNV ofreció las primeras declaraciones. El único que exhibió un tono de preocupación y de cierto resentimiento fue el presidente Xabier Arzalluz: "Vamos a hacer esfuerzos por cerrar esta herida que han abierto en una campaña basada en el voto del miedo", afirmó en alusión a los partidos de ámbito estatal. "Sea cual sea el origen de todos los que estamos aquí, somos el mismo pueblo. Y en el PNV estamos juramentados con este pueblo".El próximo Parlamento tendrá el mismo número de escaños nacionalistas que en la pasada legislatura, 41, mientras que los no nacionalistas se quedan con 34. Arzalluz se refirió a este reparto de puestos en la Cámara de Vitoria: "Los nacionalistas tenemos los mismos escaños pero hemos ganado 120.000 votos". Acto seguido lanzó un mensaje al ministro del Interior, Jaime Mayor, al asegurar que el Parlamento tendrá una mayoría absoluta abertzale. "Ellos han perdido. Que saquen sus consecuencias".

También habló en la sede del PNV en Bilbao el candidato a lehendakari del PNV, Juan José Ibarretxe. Según informó, ya ha comenzado los primeros contactos con los líderes políticos para en los próximos días iniciar las conversaciones para formar gobierno. "La agenda ya está en marcha. El PNV acepta lo que ha decidido la sociedad vasca y es la hora de comenzar a luchar por las tareas pendientes que tenemos: la paz, el paro, la solidaridad y la formación".

La participación fue masiva. Pero el PNV no ha conseguido en esta campaña ni ilusionar a nuevos votantes ni incorporar a los jóvenes a un proyecto difuso. Los de Xabier Arzalluz deberán enfrentarse en los próximos cuatro años también a un problema generacional. En las elecciones de 1994 consiguieron 304.346 votos y amarraron 22 escaños. En 1998 tendrán 21 a pesar de conseguir unos 45.000 votos más.

Escisión de EA

Después de bregar con una campaña en la que PP y PSE han acusado al PNV de dividir a la sociedad, los de Arzalluz se han quedado lejos de su mejor resultado en unas autonómicas: en el año 1984, cuando lograron 32 escaños y 452.178 votos. Sin embargo han recuperado en torno a 60.000 votos de los que perdieron tras la escisión de EA, su punto más bajo con 271.208.Por Álava serán parlamentarios el candidato Juan José Ibarretxe, el ideólogo Juan María Ollora, Javier Guevara, Iñaki Gerenabarrena, Álvaro Amann y Estefanía Beltrán de Heredia. Por Vizcaya estarán el candidato a la presidencia del Parlamento y ex consejero de Interior, Juan María Atutxa; el ex presidente de la comisión de Derechos Humanos, José Antonio Rubalcaba; Izaskun Bilbao, Iñigo Urkullu, la consejera de Turismo, Belén Greaves; Txomin Aurrekoetxea, Xabier Ormaetxea, Elixabete Piñol y Karmelo Sainz de la Maza. Por Guipúzcoa se sentarán en los bancos del grupo mayoritario Joseba Egibar, Joseba Arregi, Gema González, Juan María Juaristi, Nuria López de Guereñu y Rafael Uribarren.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 26 de octubre de 1998

Más información

  • El PNV pierde en su feudo de Vizcaya uno de sus 22 escaños en el Parlamento de Vitoria