TRANSPORTESCOORDINACIÓN TARIFARIA

Las cercanías de Renfe y el metro tendrán billete único en 1999

La integración tarifaria de las redes del metro de Valencia y de cercanías de Renfe será realidad el año que viene, según anunciaron ayer responsables de ambas compañías. El objetivo es que los usuarios puedan utilizar ambos medios de transporte mediante un solo billete, con la consiguiente reducción de costes y tiempos de espera. La entrada en servicio de la prolongación de la línea 3 del metro, y en especial de la estación de Xàtiva, ha supuesto un vuelco en las posibilidades de interconexión de los dos sistemas.

La inauguración, el pasado 16 de septiembre, de la prolongación de la línea 3 del metro, que conecta la estación de Alameda con la línea 1, ha convertido la red de Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana (FGV) en un medio de transporte alternativo en el interior de la ciudad. Pero también ha supuesto la posibilidad de nuevas conexiones con otros medios, singularmente con el ferrocarril. Y ahí juega un papel determinante la estación de Xàtiva, situada junto a la estación del Norte, punto de salida y llegada de la red de trenes de cercanías de Renfe, que une la ciudad de Valencia con destinos como Gandia, Xàtiva, Buñol-Utiel, Riba-roja de Turia, Caudiel y Castellón. Según los estudios realizados por la compañía ferroviaria, la puesta en servicio de la línea 3 del metro generará un incremento del 4% del tráfico de viajeros en la estación término de Valencia. Según estudios realizados por Renfe en Madrid y Barcelona, alrededor de un 65% de los viajeros que transitan por una estación inermodal son generados por la posibilidad de combinar dos medios de transporte. La estación de metro de Xàtiva ha registrado en su primer mes de funcionamiento un movimiento de 123.000 viajeros y 35.000 llegan cada día a la estación del Norte mediante los trenes de cercanías. Por eso ambas compañías trabajan ya en una integración tarifaria que permitiría viajar, por ejemplo, desde Gandia hasta la estación de Facultats con un solo billete. Por otra parte, los responsables de FGV reconocieron que será difícil recuperar la frecuencia que tenían los trenes de las líneas de Bétera y Rafelbunyol antes de la entrada en servicio de la línea 3. Dicha frecuencia ha pasado desde los 30 hasta los 45 minutos, lo que ha motivado protestas de los usuarios.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS