Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:

PEDRO MACHO PROFESOR Y MIEMBRO DE EHGAM "Los programas no incluyen a los "gays" por miedo a perder votos"

Pedro Macho tiene 36 años y es profesor de inglés en un instituto de Vizcaya. Además, es gay y miembro del colectivo Ehgam. Ha comprobado que sólo Izquierda Unida-Ezker Batua y Euskal Herritarrok tienen en cuenta en sus programas a los homosexuales. Y lo interpreta no como un signo de normalidad, sino de "miedo". "Es una táctica electoralista porque hay mucho miedo de sacar a la luz un tema que por su condición minoritaria les puede quitar votos". Pregunta. La tregua es la constante en esta campaña. ¿Cree que los ciudadanos pueden hacer algo o todo está en manos de ETA y de los partidos? Respuesta. Hay algo que me sorprende muchísimo y es que no se ha visto ninguna manifestación popular. No sé el motivo; puede ser un síntoma de escepticismo. También se puede llegar a pensar que manifestaciones anteriores fueron manipuladas. Los grupos sociales y las fuerzas políticas, que son los que promueven las movilizaciones ciudadanas, no han hecho lo mismo en este caso. No tengo explicación, ni grande ni pequeña, la verdad. P. Salvo IU y EH ninguna candidatura recoge los derechos de los homosexuales ¿Cree que es un signo de normalidad o de indiferencia? R. Ya me he dado cuenta. Me gustaría que fuera un síntoma de normalización, pero no lo creo. Si hubiera igualdad para todos los individuos no habría que hacer reivindicaciones. Pero, sinceramente,no es así. Es más bien una táctica electoralista porque hay mucho miedo de sacar a la luz temas que por su condición son minoritarios. Les da miedo porque hablar de los derechos de los homosexuales les puede quitar votos. Y no corren el riesgo. P. Hay países como Estados Unidos donde el colectivo de gays y lesbianas tiene mucho peso a la hora de decidir el voto. Hay auténticos lobbies de homosexuales. R. Yo creo que los lobbies no se asocian con colectivos predeterminados, sino con el poder económico de ciertos individuos. Pueden ser gays y lesbianas, pero no se les favorece por ello, sino por el poder de su dinero. P. ¿Qué les falta a los programas electorales para satisfacer a los homosexuales? R. Me gustaría que los principios básicos de libertad e igualdad se ampliasen. Quiero decir que no creo que estén ahora garantizados para las personas con concompartamientos sexuales distintos P. ¿Servíría que los políticos homosexuales lo reconocieran públicamente? R. Nadie tiene que ir por la calle con la bandera de con quien se acuesta. Pero sería conveniente en cuanto a visualización social, y no sólo de los políticos. Serviría para una mayor normalización.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 21 de octubre de 1998