Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
HEPATITIS C

SANIDAD ATRIBUYE 171 CASOS AL ANESTESISTA Bueno confirma que Maeso es la única fuente de contagio del brote

El direc [EN] tor general de Salud Pública, Francisco Bueno, afirmó ayer en las Cortes que la Consejería de Sanidad "no tiene ninguna responsabilidad respecto del brote de hepatitis C" y culpó de nuevo a los médicos por no comunicar los casos a tiempo. Reiteró que la consejería no tuvo noticias del brote hasta el 20 de marzo y negó que nadie le hubiera advertido telefónicamente de lo que ocurría antes de esa fecha. Bueno confirmó que no hay otra fuente de contagio que el anestesista Juan Maeso, al que atribuyó 171 contagios.

En palabras del director general de Salud Pública, los servicios epidemiológicos de la consejería no advirtieron a tiempo la acumulación anormal de casos de hepatitis C porque los médicos que los diagnosticaron no los comunicaron en los partes semanales de Enfermedades de Declaración Obligatoria. En su comparecencia en las Cortes Valencianas, solicitada por todos los grupos, incluido el PP, Bueno enumeró todas las actuaciones llevadas a cabo por su departamento desde el 20 de marzo, fecha en la que el médico de Iberdrola comunicó a la consejería la anormal incidencia de casos entre empleados suyos operados en la Casa de Salud. Ante las preguntas de los grupos de la oposición, que retrocedieron en el tiempo hasta la detección anormal de casos en el hospital católico (en enero), la expulsión del anestesista Juan Maeso de los quirófanos de la Casa de Salud el 3 de febrero y el momento en que el anestesista decidió tomarse vacaciones tras la reunión mantenida con sus superiores en el hospital La Fe (el 20 de febrero), el director general de Salud Pública alegó que hasta el 23 de marzo los gestores de la clínica no informaron a la consejería de lo ocurrido en sus quirófanos. A la pregunta del diputado de NE Pedro Zamora de si el consejero Joaquín Farnós mintió al reconocer que el 3 de febrero se prudujo una llamada telefónica del catedrático de Microbiología Juan García de Lomas al director general de Salud Pública, Bueno reconoció haber hablado con él "en infinidad de ocasiones, pero nunca de hepatitis C, ni de brote, ni de clínica u hospital alguno, ni de ningún anestesista". Más contagios en la clínica Bueno, que no quiso decir si da por concluido el informe epidemiológico, aseguró que son 171 los casos en los que se demuestra la relación entre el virus de Maeso y los de las personas infectadas. De ellos, dijo, 140 son pacientes operados en la clínica Casa de Salud y 31 en La Fe. Según los datos del informe, los contagios en el centro privado se empezaron a producir en 1989 (tres años antes que en La Fe), especialmente en 1996 y 1997. Aseguró que este año no se ha producido ningún contagio en La Fe, lo que significa que no hay afectados entre las 54 personas anestesiadas por Maeso entre el 3 y el 20 de febrero en este hospital. No obstante, matizó que 42 de esos pacientes dieron negativo en las pruebas de VHC y 11 no quisieron someterse a la analítica, lo que impide saber si hay portadores del virus entre ellos, pues el único infectado lo era con anterioridad debido a una transfusión. Bueno confirmó que los sistemas de desinfección y esterilización no tienen relación alguna con el contagio e insistió en que todo apunta "hacia el mismo vector de transmisión", y se refirió a "un profesional cuyas conductas desde el año 1989 presuntamente tienen unos riesgos". Reiteró el "rigor" de la consejería y dijo que tras 901 encuestas epidemiológicas se optó por secuenciar 227 virus de genotipo 1-A. En 171 de ellos, dijo, "hay cero o una diferencia respecto del vector". La oposición le acusó de "no haberse enterado de nada" y pidió responsabilidades políticas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 21 de octubre de 1998