Sindicatos y oposición acusan al consejero de Economía de "xenófobo"

Las declaraciones del consejero de Economía, Luis Blázquez, que pidió el martes a las constructoras, a fin de reducir accidentes, que contraten albañiles de Madrid, en detrimento de obreros de fuera de la región que diariamente recorren más de cien kilómetros para trabajar, han desencadenado una tormenta política. Izquierda Unida tachó la idea de "xenófoba". El PSOE, de "poco rigurosa"; CC OO llamó al consejero "racista", y UGT le acusó de "desconocer el problema". El Gobierno de Castilla-La Mancha le achacó "poca seriedad".

Más información

El portavoz de IU en la Asamblea, Ángel Pérez, llegó a calificar la propuesta del consejero de "inconstitucional". "Blázquez debería entender que la lacra de la siniestralidad nada tiene que ver con procedencias geográficas", añadió Pérez.La diputada autonómica del PSOE Mariluz Martín Barrios afirmó: "Ante la falta de iniciativas para atajar de forma clara el problema de la alta tasa de siniestralidad asistimos asombrados a la más clara falta de rigor político".

El secretario general madrileño de CC OO, Rodolfo Benito, tildó al consejero de Economía de "racista", y añadió: "Las declaraciones de Blázquez suponen un ataque a la inteligencia". José Ricardo Martínez, secretario general de UGT de Madrid, precisó que el consejero desconoce el origen de la siniestralidad laboral.

En el Gobierno de Castilla-La Mancha, presidido por el socialista José Bono, tampoco han gustado nada las declaraciones del consejero de Economía madrileño, informa Isabel Salvador. Prueba de ello es la respuesta que ayer daba el portavoz del Ejecutivo castellano-manchego, Emiliano García-Page: "El Gobierno de Madrid da una muestra de poca seriedad política y Blázquez no está a la altura de los tiempos y del cargo que ejerce".

Por su parte, el consejero Luis Blázquez desmintió ayer que, al término de unas jornadas sobre riesgos laborales que se celebraron el martes, hubiera dicho nunca que se pidiera la contratación sólo de obreros madrileños. "Ésta es una comunidad abierta a todos los trabajadores, que serán bienvenidos", aseguró a Europa Press. Blázquez considera que se malinterpretaron sus declaraciones y que en Madrid "no hay ni se quiere poner una limitación a las personas que vienen a trabajar". El consejero consideró que en la noticia publicada ayer por este periódico existía "un error de titulación". El titular era el siguiente: El consejero de Economía pide que se contrate sólo a albañiles de Madrid.

En la nota oficial remitida por el Gobierno se decía, con respecto de la participación de Blázquez en las jornadas: "Otro aspecto que el consejero consideró muy importante para conseguir la reducción de la siniestralidad laboral fue suprimir las largas distancias que se están haciendo en la construcción".

Fuera de las fronteras

El comunicado proseguía con las palabras del mismo consejero: "La contratación de obreros fuera de las fronteras de la región supone que hay gente que lleva más de dos horas en la carretera cuando llega al puesto de trabajo y conlleva además el hacer jornadas muy largas...".Europa Press tituló su nota Blázquez pide disciplina laboral en subcontratas y autónomos y el freno de la contratación de obreros de fuera de Madrid. En uno de los párrafos, la agencia señalaba que Blázquez "pidió tanto a los grandes constructores como a los subcontratistas la contratación de personal de Madrid para suprimir las largas distancias diarias que realizan los trabajadores de la construcción". Después añadía las palabras del consejero: "La contratación de obreros de fuera supone que haya gente que lleva más de dos horas en la carretera cuando llega al puesto de trabajo, con el consiguiente aumento del riesgo natural". Efe informó: "El consejero apeló hoy a la disciplina empresarial, a la contratación de trabajadores de la Comunidad y a la formación de los autónomos para reducir los accidentes".

Sobre la firma

Es reportero de EL PAÍS y escritor. Fue corresponsal en París, Lisboa y São Paulo. También subdirector de Fin de semana. Ha escrito dos novelas, 'Deudas pendientes' (Premio Novela Negra de Gijón), y 'La botella del náufrago', y un libro de no ficción ('Así fue la dictadura'), firmado junto a su compañero y amigo Pablo Ordaz.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción