Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MÚSICA

Marsalis abre el Festival de Jazz con la orquesta del Lincoln Center

El Festival de Jazz de Madrid se mantiene en pie gracias a la iniciativa privada, y cumple su 19ª edición con un programa de alto interés artístico que, a diferencia de años precedentes, se centra en propuestas netamente jazzísticas. Sólo el concierto del extraordinario pianista cubano Rubén González (Palacio de Congresos, 28 de noviembre), acompañado por el grupo del cantante Ibrahím Ferrer, se aparta ligeramente de la norma. El resto del cartel acoge tendencias de muy distinto signo estilístico, defendidas por nombres de calidad.

El festival se abrirá el próximo día 24 de octubre en el Palacio de Congresos con la Lincoln Center Jazz Orchestra, dirigida por el controvertido trompetista Wynton Marsalis. La organización considera que ésta es la jornada estrella, y no le falta razón si se juzga por la popularidad de su máximo responsable. Marsalis hizo historia apenas cumplidos los 22 años, cuando ganó en 1983 premios Grammy tanto en la categoría de jazz como de música clásica, hecho sin precedentes que marcó el destino de una de las figuras más influyentes de los últimos tiempos. Recientemente ha vuelto a franquear puertas férreamente cerradas ganando por primera vez para el jazz un premio Pulitzer. Su estreno madrileño como director de la disciplinada orquesta del Lincoln Center reviste un particular interés, toda vez que ha prometido incluir una sección, denominada The Latin Tinge in Big Band, que recuerda la influencia latina en el jazz.Los restantes protagonistas no son quizá tan universalmente conocidos, pero anuncian propuestas de enorme atractivo. La sala B del Auditorio Nacional recibirá a dos soberbios pianistas en la comprometida fórmula de solo absoluto. Tanto el francés Michel Petrucciani (7 de noviembre) como el estadounidense Brad Mehldau (20 de noviembre) figuran con toda justicia entre la élite del instrumento rey, no sólo por su técnica portentosa, sino por su fuerza expresiva. Otro gran pianista, el siempre inquieto Chick Corea (Sala A del Auditorio Nacional, 11 de noviembre), regresará a Madrid al frente del selecto grupo Origin con una elegante propuesta estrictamente acústica que ya causó una magnífica impresión en el último Festival de San Sebastián. Del joven guitarrista Charlie Hunter (Sala Galileo, 5 de noviembre) se tienen menos referencias, pero todas apuntan a que su peculiar técnica (toca un modelo de ocho cuerdas que le permite prescindir del bajista) está llamada a revolucionar el mundo de la guitarra.

Quienes sólo recuerden al veterano batería Bill Bruford como miembro de grupos señeros de rock sinfónico y similares, como Yes o King Crimson, quizá les sorprenda saber que el británico es un jazzista de vocación y que lleva años demostrándolo junto a Earthworks, el grupo con el que también se presentará en Madrid (Sala Galileo, 12 de noviembre). Como suculento complemento al festival se ha previsto un miniciclo dedicado al jazz italiano, que se desarrollará en la Sala Galileo. El delicioso Dúo Radici (9 de noviembre), el Angel Quartet de Paolo Fresu (26 de noviembre), un verdadero lujo de trompetista, y la Italian Instabile Orchestra (10 de diciembre), cuajada de nombres tan carismáticos como Enrico Rava, Gianluigi Trovesi o Carlos Actis Dato, completan un cartel plural y sin desperdicio.

Festival de Jazz de Madrid. Venta anticipada de entradas en FNAC, Preciados, 28, y Caja de Cataluña, teléfono 902 38 33 33.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 14 de octubre de 1998

Más información

  • ACTUACIONES DE BILL BRUFORD Y CHICK COREA