Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Supremo confirma la condena a cuatro policías por torturar a un detenido

La Sala Segunda del Tribunal Supremo ha confirmado la condena de la Audiencia Provincial de Madrid a cuatro policías nacionales que en 1982 torturaron a un presunto etarra detenido en Ituren (Navarra) para que confesase que era miembro de ETA y que había ayudado a otros etarras a pasar a Francia.

La audiencia madrileña condenó a Jesús C. de L., Juan José F. L., Abel Alberto N. A. y Aníbal M. L. a tres meses de arresto mayor y un año de suspensión de la profesión de policías por el delito de torturas. También les condenó a pagar un millón de pesetas a su víctima, Enrique E.V., en concepto de indemnización.

Enrique, que entonces tenía 26 años, fue detenido el 28 de septiembre de 1982 y trasladado a las dependencias de la Brigada de Información en Madrid. Se prolongó su detención durante 10 días, periodo autorizado por la ley en esas fechas. Según la sentencia, durante los interrogatorios, los policías, "con la finalidad de obtener del detenido una confesión, le golpearon en reiteradas ocasiones, hasta lograr que, el 6 de octubre de 1982, Enrique firmara una declaración autoinculpatoria, que posteriormente negaría ante el Juzgado Central de Instrucción número 4 de la Audiencia Nacional".

Durante los últimos días de la detención, los agentes le aplicaron pomadas en las zonas del cuerpo afectadas para "disminuir las marcas traumáticas de los golpes que recibía". Enrique, que sufrió lesiones en la piel del pene, los pies, en el brazo izquierdo y en la pierna derecha, fue puesto en libertad en diciembre del mismo año y se archivaron las diligencias abiertas contra él. Los cuatro condenados recurrieron la sentencia ante el Supremo, pero la Sala de lo Penal ha desestimado todos los motivos que alegaron en su defensa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 12 de octubre de 1998

Más información

  • Tres meses de arresto y 12 de suspensión