Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cultura ve factible el traslado del horno de AHV declarado monumento

La consejería de Cultura considera factible el traslado del horno alto número 1 de Altos Hornos de Vizcaya (AHV), ubicado ahora en Sestao y que fue declarado monumento hace tres semanas. Un portavoz del departamento señaló ayer que esta posibilidad, planteada por la Acería Compacta de Bizkaia (ACB) para que no afecte a sus planes de ampliación, será estudiada en los próximos meses. Cultura espera definir antes de un año el régimen de protección del horno alto.

"No lo vemos ni con buenos ojos ni con malos. Lo analizaremos. Pero la ley de Patrimonio sí contempla esa posibilidad y es algo factible", afirmó el portavoz oficial de la consejería de Cultura. El traslado de un monumento cuenta, además, con varios precedentes: el próximo año se cambiará de ubicación un caserío de mediados del siglo XVI ubicado junto al aeropuerto de Sondika, debido a las obras de ampliación, y Cultura también está trabajando en el nuevo emplazamiento de un caserío de características similares en San Sebastián. La consejería certifica que, de llevarse a cabo, la mudanza del horno alto debía ser a un emplazamiento en la Margen Izquierda y en un entorno de características similares. La ACB ha planteado, en sus alegaciones sobre la declaración de monumento, ubicarlo en la vega de Galindo -en Barakaldo junto a la ría del Nervión-, donde ahora se estudia la implantación de un parque temático educativo o recreativo. Hasta ahora, la ACB y la Asociación vasca de defensa del patrimonio (Avpiop) han sido los colectivos que han presentado alegaciones a la decisión tomada por Cultura el pasado 16 de septiembre. Aunque el plazo finalizó ayer, la consejería esperará a la próxima semana para cerrarlo y posteriormente elaborará la contestación correspondiente. "En lo que se ha presentado nadie discute que se trata de un bien cultural", señalan en el departamento. Régimen de protección En los próximos meses, se irá definiendo el régimen de protección del horno alto de AHV, un proceso que se prolongará entre seis meses y un año, según las previsiones. "En ese tiempo se seguirá hablando con las partes, como se ha hecho hasta ahora". Además se concretará el futuro uso de la instalación, que podría limitarse a mantener la estructura actual o convertirlo en un museo. "Las salidas son múltiples", afirman. El Gobierno declaró como área protegida una superficie de 2.800 metros cuadrados en la cabecera de AHV en Sestao, que incluye uno de los dos hornos gemelos y varias instalaciones auxiliares. Justificó la protección por seis criterios: históricos, tecnológicos, iconográficos, paisajísticos, sociales y didáctico-culturales. "Desde todos los puntos de vista tiene una valoración máxima. La comparación con el resto de los bienes culturales de origen industrial le colocan claramente en cabeza del patrimonio industrial vasco". El horno, inaugurado en 1959 y de 80 metros de altura, ha sufrido cinco reconstrucciones hasta que se apagó definitivamente en 1995. La declaración como monumento ha enfrentado a Cultura y la ACB. La consejería sostiene que la medida no afecta a los planes de ampliación de la empresa y ha cuantificado el coste de los trabajos de rehabilitación en 100 millones. La acería asegura que imposibilita el acceso ferroviario e inutiliza 40.000 metros cuadrados, además de cifrar la rehabilitación en 900 millones de pesetas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 10 de octubre de 1998

Más información

  • El departamento ya ha adoptado esta decisión con dos caseríos