Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiscal del "caso Marey" solicita la acumulación de penas que permitirá a Amedo y Domínguez salir de prisión

El fiscal del caso Marey, José María Luzón, ha informado a favor de que se acumulen las penas impuestas a José Amedo y Michel Domínguez por el secuestro de Segundo Marey a la condena de 108 años de prisión por el caso Amedo. La decisión de Luzón es el primer paso para que ambos ex policías salgan de la cárcel en aplicación del tercer grado penitenciario.El fiscal considera procedente la refundición de las condenas de Amedo y Domínguez por la conexidad existente entre el secuestro de Segundo Marey y los atentados contra los bares Batzoki y La Consolation, por los que fueron condenados por la Audiencia Nacional en 1990. El fiscal sostiene además que todos estos hechos se podrían haber juzgado en un mismo procedimiento, por lo que es pertinente la acumulación.

En julio pasado, el Supremo condenó a Amedo por el caso Marey a nueve años y seis meses de cárcel por secuestro y malversación de caudales públicos. A Domínguez le fue impuesta una condena de dos años, cuatro meses y un día como cómplice de un delito de detención ilegal. El expediente de acumulación fue presentado ayer al ponente del caso, Joaquín Delgado, que efectuará una propuesta al tribunal.

La refundición de penas implica que la condena actual se acumula a la anterior. Como aquélla ya rebasaba el máximo de cumplimiento de 20 años de prisión, las penas que se les han impuesto ahora por el caso Marey se dejan extinguir sin tener que cumplirlas.

Una vez conseguida la acumulación, la defensa de los ex policías pedirá la reclasificación penitenciaria en el tercer grado, tratamiento que ambos condenados tenían hasta que reingresaron en prisión tras la sentencia del caso Marey. La defensa de Amedo y Domínguez pedirá también que disfruten de la situación especial de no tener que ir a dormir a la cárcel y contar con protección policial permanente.

La reclasificación es competencia de Instituciones Penitenciarias, que depende del Ministerio del Interior. Será dicha dirección general la que decida el grado penitenciario en el que se clasificará a Amedo y Domínguez. Una vez que el Supremo proceda a la acumulación, la salida de los ex policías puede ser cuestión de días. A diferencia de los demás sentenciados del caso Marey, Amedo y Domínguez no ingresaron en cárceles de cumplimiento de condenas sino en el centro Victoria Kent, un establecimiento de régimen abierto en el que siguen a la espera de clasificación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 9 de octubre de 1998