Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

3.000 personas se beneficiaban de la OTA en Vitoria de forma irregular

La reordenación de la OTA en Vitoria ha permitido descubrir que unas 3.000 personas se beneficiaban hasta ahora de la tarjeta gratuita de residente de forma fraudulenta. El Ayuntamiento ha acometido este año la primera revisión de este sistema de pago por aparcamiento desde su implantación. Las 14.000 tarjetas gratuitas que había repartidas hasta el momento se han reducido a 10.865. Los responsables municipales de Tráfico calculan que aún hay otras 600 personas más que, aunque tienen derecho, no han retirado su papeleta. El resto, unas 3.000, corresponden a conductores que las utilizaban sin estar domiciliados en el centro de la ciudad. Las nuevas tarjetas gratuitas -Vitoria es la única capital vasca donde no se cobra a los vecinos de la zona azul- tendrán una vigencia limitada, hasta finales de 1999. La renovación de la OTA ha coincidido también con un cambio de las zonas acotadas. La número 1, que recorre las áreas de Aldave, Coronación y la ladera Oeste del Casco Viejo, acapara el mayor número de conductores residentes, 3.002. Además de los conductores domiciliados en la zona azul, se han tramitado otras 158 tarjetas comerciales, previo pago de la correspondiente tasa anual. Fin de la fase de transición Durante un mes, el Ayuntamiento ha concedido una fase de convivencia entre las antiguas tarjetas y las nuevas. El periodo terminó la semana pasada. Desde ayer sólo se pueden utilizar las identificaciones renovadas. El Ayuntamiento de Vitoria pretendió compaginar en el tiempo esta actuación con otra novedad: los parquímetros. Sin embargo, se retrasará unas semanas la instalación de estas máquinas, que ofrecen la opción de pagar el estacionamiento tanto con dinero en metálico como con las nuevas tarjetas monedero. Además, estos aparatos también incorporarán la posibilidad de abonar las multas por posibles infracciones de aparcamiento. De momento, sólo se podrá emplear el método de los talonarios, expendidos en estancos y quioscos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 6 de octubre de 1998