El PP tantea a CiU en Tarragona para un pacto tras las municipales

El grupo del Partido Popular (PP) en el Ayuntamiento de Tarragona dio ayer un giro a su política de oposición al votar por primera vez en esta legislatura a favor de unos presupuestos municipales, lo que ha sido interpretado como un gesto de acercamiento a Convergència i Unió (CiU). Los conservadores han tanteado en diversas ocasiones a los nacionalistas para un futuro pacto electoral tras las elecciones municipales del próximo año, en el caso de que CiU no obtenga la mayoría absoluta.

El pleno de ayer, en el que se votaban los presupuestos para 1999, levantó una gran expectación política debido a la postura del PP ante los presupuestos, elaborados por el equipo de gobierno de CiU y el PSC. Los conservadores son conscientes de que este pacto con toda probabilidad no volverá a repetirse por las malas relaciones del alcalde, Joan Miquel Nadal, con el futuro cabeza de lista del PSC, Xavier Sabaté. Por este motivo, en los últimos meses el PP ha suavizado su oposición y ayer votó a favor de los presupuestos para el próximo año. Semanas antes del pleno, el alcalde de Tarragona ya se reunió con el cabeza de lista del PP, Francesc Ricomà, para sentar las bases de un futuro pacto electoral donde incluso se llegó a negociar el reparto de carteras y de las presidencias de las empresas municipales. En el pleno de ayer, Ricomà se esforzó en negar que el apoyo a los presupuestos fuese un acercamiento a CiU y apuntó que se debía a la aceptación de algunas de sus enmiendas, las cuales, sin embargo, no llegaron a concretarse. La negativa del PP no convenció a los socialistas, cuyo portavoz, Josep Antón Burgasé, acusó a Ricomà de romper los manuales de ética política al negar "algo tan evidente como su acercamiento a CiU para un futuro pacto". Incluso la portavoz de IC llegó a comentar: "A partir de ahora Convergència tiene una novia y una amante". Los presupuestos para 1999 se aprobaron con los votos del equipo de gobierno (CiU y PSC) y los del PP. En contra votaron IC y el Grupo Mixto. El Ayuntamiento ha elaborado un presupuesto restrictivo, que prevé un superávit de 598 millones de pesetas en aplicación del Plan de Saneamiento Económico para hacer frente a las deudas acumuladas en ejercicios anteriores. El consistorio arrastra 953 millones de deuda a corto plazo en concepto de remanente de tesorería negativo de 1997. El presupuesto asciende a 12.871 millones de pesetas, un 13% menos que el de este año.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS