Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nápoles nombra ciudadano honorario al Rey con protesta de los comunistas

ENVIADO ESPECIALEl rey Juan Carlos fue declarado ciudadano de honor de Nápoles en una sesión solemne en el Ayuntamiento presidida por el alcalde Antonio Bassolino, de la coalición de izquierdas El Olivo. Pocas horas antes había concluido la visita oficial de los Reyes de España a Roma y se abría su recorrido por el sur de Italia, que concluirá mañana en Sicilia. La visita a Nápoles ofrecía aristas históricas y de política actual, así que el grupo de concejales comunistas napolitanos distribuyó una nota de protesta por la distinción a don Juan Carlos.

Juan Carlos I restauró en nuestro país la dinastía de los Borbones, un nombre que en Nápoles, la capital del antiguo reino de las Dos Sicilias, despierta sentimientos contrapuestos. Nápoles vivió un indudable momento de esplendor bajo el reinado de los Borbones y, aunque en este momento despiertan algunos pujantes movimientos de reivindicación histórica por la trascendencia de la obra que llevó a cabo la Monarquía borbónica, no es menos cierto que el recuerdo resulta incómodo en otros ámbitos.Pese a ello, el prestigio internacional del Rey, que el martes fue el primer jefe de Estado extranjero que se dirigió al Congreso y al Senado italianos en sesión conjunta, se impuso a cualquier disputa histórica para conseguir el reconocimiento de la ciudad de Nápoles.Don Juan Carlos no olvidó mencionar la "emoción" que le producía encontrarse en una ciudad donde reinó un antepasado suyo: "Vuestro Carlo Terzo, nuestro Carlos III, mi antepasado directo, rey de Nápoles primero y de España después". El alcalde Bassolino también evocó la obra del que fuera rey de Nápoles entre 1734 y 1759, antes de reinar en España.

La visita a Nápoles, que concluirá hoy por la mañana, tiene un contenido fundamentalmente cultural, con inauguración de exposiciones y visita a algunas de las iglesias más importantes, que evocan con fuerza la presencia de España en esta orilla del Mediterráneo. Don Juan Carlos y doña Sofía fueron recibidos con enorme interés de los vecinos y turistas en su recorrido a pie por el casco viejo de Nápoles, una ciudad de la que su alcalde dijo ante el Rey que es "efervescente como España".

Los Reyes habían concluido por la mañana su visita a Roma inaugurando una exposición de pintura en la Academia de España, conmemorativa del 125º aniversario de la institución, y ofreciendo una recepción a una numerosa representación de la colectividad española en la capital de Italia. El Rey recordó a los asistentes que él nació en Roma y que allí pasó sus primeros años: "Aquéllos recuerdos y mis vínculos familiares con Italia han hecho que para mí este país tenga un significado muy especial". Don Juan Carlos cerró su segunda visita oficial a Italia como Rey de España con una confidencia a sus compatriotas, al asegurarles que en este país conserva amistades de la juventud y "recuerdos de lugares y experiencias" que forman parte entrañable de su vida.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de octubre de 1998

Más información

  • Don Juan Carlos y doña Sofía concluyen su visita oficial a Roma