Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Almunia apuesta por acercar a los presos de ETA y aplazar la negociación política

El secretario general del PSOE asume la tesis de Ardanza y la califica de "muy acertada"

La oferta del lehendakari José Antonio Ardanza de abordar pronto medidas de gracia para los presos de ETA y de aplazar hasta el 2000 la "reflexión profunda" sobre el "problema político vasco" fue recibida ayer con elogios por el dirigente del PSOE Joaquín Almunia. En cambio, el ministro del Interior, Jaime Mayor Oreja, rechazó la posibilidad de modificar la política penitenciaria. La diferente reacción puso de manifiesto la falta de sintonía entre los dos principales partidos que, en teoría, comparten diagnóstico sobre la situación, como lo reflejaron ayer en el Congreso de los Diputados José María Aznar y José Borrell.

Almunia aseguró ayer que la tesis de Ardanza es "sustancialmente democrática" y "muy acertada" y pidió al presidente del Gobierno que la asuma "rápidamente" para que todos los partidos democráticos la hagan suya. El secretario general de los socialistas argumentó que la oferta del lehendakari coincide con el planteamiento fundamental de los socialistas. Éstos también quieren separar -no sólo en contenidos e interlocutores, sino incluso en el tiempo- el diálogo por la paz, que podrá incluir el acercamiento de presos al País Vasco y hasta algunas excarcelaciones, de la negociación de cuestiones políticas. "Ningún debate político se puede realizar bajo la amenaza de las armas", afirmó. El secretario general de los socialistas ya comentó el lunes tras entrevistarse con Aznar en La Moncloa: "De forma unilateral se puede y se debe utilizar la política penitenciaria como forma de distensión".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de septiembre de 1998