Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los peritos concluyen que la recalificación de suelo en Aravaca propició beneficios del 234%

Los propietarios de los casi 700.000 metros cuadrados que el Ayuntamiento de Madrid recalificó en Valdemarín (Aravaca) para compensarles por las expropiaciones para hacer la M-40 obtuvieron unos beneficios del 234%, según el informe de los peritos judiciales. Estos expertos consideran que el Consistorio recalificó en exceso a los dueños del suelo: en lugar de los 700.000 metros cuadrados recalificados, hubiera sido suficiente con 300.000, según afirman. Los peritos añaden que la edificabilibidad resultante de la recalificación es tres veces mayor a la del resto del barrio.

En 1994 el Ayuntamiento de Madrid inició el proceso para recalificar cerca de 700.000 metros cuadrados del barrio de Valdemarín, una de las zonas más apetecibles de la capital, desde el punto de vista urbanístico, porque está pegada a la tapia del monte de El Pardo. El Ministerio de Obras Públicas trazó entonces la trayectoria de la M-40, que cruzaba esa zona de la ciudad. Como la Administración carecía de fondos para pagar con dinero la necesaria expropiación a los propietarios de los terrenos, decidió compensarlos con la recalificación general de la zona. Donde hasta entonces sólo se permitía levantar un chalé unifamiliar en una parcela mínima de 2.500 metros cuadrados, ahora se podría construir bloques de cuatro alturas y 16 viviendas.Pero la Asociación de Vecinos de Valdemarín consideró que la recalificación de los terrenos incurría en irregularidades. En junio de 1996, interpuso una querella por un supuesto delito de uso indebido de información privilegiada contra nueve propietarios de suelo de la zona. Entre ellos, José Manuel Bartolomé (marido de la ministra de Medio Ambiente, Isabel Tocino); Clemente Solé Parellada, director de la Caja de Caminos, y Juan Luis Canadell, ingeniero de caminos que trabajó en el proyecto de construcción de la M-40. Según los vecinos, sabían que el terreno se iba a revalorizar con la nueva calificación por lo que se apresuraron a comprarlo.

Investigación del fiscal

Poco más tarde, los vecinos ampliaron la querella contra los responsables municipales de la recalificación, entre ellos el entonces concejal de Urbanismo, José Ignacio Echeverría, actual primer teniente de alcalde, y el que era gerente de Urbanismo, Pedro Areitio, ambos del PP, a los que acusaron de beneficiar a los propietarios. Ante la denuncia, el fiscal encargó a dos expertos urbanistas investigar el proceso.El informe de los peritos judiciales pone en entredicho la operación. Estos expertos consideran que el Ayuntamiento recalificó 400.000 metros cuadrados más de los necesarios para pagar los terrenos expropiados para la construcción del cierre de la M-40. La recalificación afecta a unos 700.000 metros cuadrados, pero los peritos estiman que con 300.000, la deuda estaba más que saldada. En el informe se lee textualmente: "Según nuestro criterio [el de los peritos], con una superficie de 291.322 metros cuadrados bastaba para la obtención de suelo necesario para la M-40". Areitio lo justificó ayer como una operación de los propietarios para ceder su suelo al Ayuntamiento y, a cambio, obtener otro donde construir. Areitio explicó que los afectados por la M-40 habían perdido su terreno, de forma que la única vía para recibir la compensación era asociarse con el propietario de un terreno colindante. De este modo, este suelo era recalificar y el afectado compensado. Este sistema, según Areitio, provocó el aumentó de hectáreas recalificadas para viviendas.

Los peritos judiciales consideran además que el Ayuntamiento realizó las recalificaciones de tres de las diez parcelas sin atender a "criterios de igualdad desde un punto de vista de valores urbanísticos". Afirman que algunos propietarios de suelo "han incrementado el valor de los solares un 234%". Entre los dueños de estas tres parcelas se halla la empresa del marido de la ministra Isabel Tocino, José Manuel Bartolomé.

El informe de los expertos señala también que la edificabilidad permitida en estos terrenos "supera con creces", hasta triplicarla, la de toda Aravaca. Los peritos recuerdan que en cada hectárea de este barrio viven 26 personas, frente a las 86 que residirán en la zona recalificada para compensar por la construcción de la M-40.

Areitio negó estos datos y aseguró que los peritos judiciales se han equivocado en sus cálculos. "No han tenido en cuenta para hacer sus cálculos las 14.000 hectáreas del monte de El Pardo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 23 de septiembre de 1998

Más información

  • El Ayuntamiento de Madrid compensó de más a los expropiados por las obras de la M-40