Discusiones por una cuesta

El proyecto de instalar unas rampas mecánicas en la pendiente de la calle Doctores Landa de Basauri a punto ha estado de romper el pacto de gobierno municipal que mantienen el PNV y PSE en esa localidad vizcaína desde hace ocho años. La polémica saltó de las filas del partido socialista, cuando el alcalde, el nacionalista Roberto Otxandio, presentó a espaldas de su socio de gobierno un plan para instalar unas plataformas mecánicas y evitar a los vecinos del barrio de Basozelai y, sobre todo, a los de la calle Doctores Landa, la cuesta del 16% de pendiente media que tienen que salvar diariamente. Los socialistas respondieron con dureza a la iniciativa del alcalde, al que acusaron de "traicionar" el pacto de gobierno sacando un proyecto "electoralista" sin contar con ellos. Pese a las quejas del PSE, Otxandio mantuvo y mantiene la iniciativa que dio su pistoletazo de salida el 1 de septiembre. Ese día, el pleno municipal aprobó el proyecto de instalar las rampas mecánicas y su presupuesto, que suma 276 millones de pesetas. A la propuesta nacionalista se unieron los votos de IU y de HB. Las rampas mecánicas ocuparán 150 metros de longitud de la calle Doctores Landa. El proyecto prevé la instalación de los mecanismos automáticos en la actual zona de aparcamiento de una de las aceras de la calle, la de los números pares. Las rampas mecánicas tendrán cinco tramos que sumarán 150 metros de longitud, con un espacio de entrada y de salida que se hará coincidir con las entradas a las casas. Las rampas no irán cubiertas, tendrán un amplio horario de funcionamiento, se activarán mecánicamente por medio de un sensor que las pondrá en funcionamiento en cuanto advierta la presencia de una persona y serán aptas para sillas de ruedas y carros de niños. Para instalar los mecanismos, el Ayuntamiento renovará las aceras y trasladará las actuales conducciones de luz y gas, lo que ha encarecido el proyecto. "Las rampas cuestan un millón de pesetas por metro lineal, lo que supone 150 millones, pero el desvío de las tuberías de gas y agua aumenta el coste hasta los 276 millones", explica el alcalde, al que no le preocupa el enfado de los socialistas. "Es un conflicto artificial", resume Otxandio. La instalación se costeará con los 300 millones de excedente previstos del presupuesto de 1998 que, en opinión del grupo socialista, deberían haberse dedicado "a la lista de prioridades del municipio", como la construcción de viviendas de alquiler para jóvenes, un centro de día, un centro de salud o reforzar los servicios de autobuses para todos los vecinos. Los socialistas son conscientes del "coste electoral" que puede suponerles el rechazo a las rampas, en principio más atractivas para los vecinos que la construcción de un hogar del jubilado en Basozelai que propone el PSE. El barrio de Basozelai está habitado por unos 5.000 vecinos, mayoritariamente inmigrantes llegados en los años 40 y 50. Dentro de este barrio, la calle Doctores Landa es la más cercana al Ayuntamiento de Basauri y la que tiene la cuesta más pronunciada de las numerosas pendientes del municipio. Ajenos a la polémica política, la mayoría de los vecinos apoya esta iniciativa, según Carmen Rodríguez, que vive en el portal número 13 de dicha calle y a la que el plan le parece "estupendo". "Es una pena ver a la gente mayor subiendo la cuesta. Y a mí también se me hace duro bajar al mercado todos los días y subir cargada". Entre los reticentes se encuentran vecinos como Gabriel Arnaiz, de 66 años, que se queja de que las rampas aumentarán la escasez de plazas de aparcamiento que sufre el municipio. Al proyecto se destinarán este año 153 millones y el próximo año, otros 119, según aprobó el pleno. El alcalde asegura que las cuestas de Basozelai siempre le han preocupado. La idea de instalar unas rampas mecánicas se ha tomado de Barcelona, que cuenta ya con 40 escaleras de este tipo en diferentes puntos de la ciudad. Las de Basauri, que funcionarán en octubre de 1999, serán las primeras en Euskadi. La polémica entre los socios del Ayuntamiento ha quedado finalmente aparcada por cuestiones de dinero. La aprobación de los presupuestos, que presentará hoy el alcalde a la comisión del gobierno municipal ha propiciado un "armisticio" entre las dos formaciones, según han reconocido ambos partidos. El presupuesto municipal para 1999, que incluye inversiones importantes para el municipio, ha propiciado una pausa en el enfrentamiento por el proyecto de las rampas mecánicas. Al fin y al cabo, el dinero con el que cuente la localidad afecta a todos y cada uno de los más de 49.000 vecinos censados en Basauri y las rampas es un proyecto que principalmente beneficia a los 5.000 vecinos del barrio de Basozelai. . Aunque sobre este último dato también hay polémica. Mientras desde la alcaldía se cifran en 5.000 los usuarios habituales de la superficie deslizante, el PSE considera "una exageración" suponer que todos los vecinos del barrio las usarán.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS